Afiliados Élite (00/40)
Hermanos (00/05)
Directorio (00/10)
© HARDROCK

Lazy Sunday Afternoon [Priv. Aeleonore, Break y Seito]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Lazy Sunday Afternoon [Priv. Aeleonore, Break y Seito]

Mensaje por Diane Cavalry el Dom Abr 27, 2014 4:19 pm

¿De quien había sido la brillante idea de situar el gremio en medio de la nada? Digo, habían logrado que la estructura se viera imponente en esa gran tierra pero eso no cambiaba el hecho de que Diane tenia que caminar todos los días desde su apartamento encontrado en una calle olvidada de la capital hasta el gremio en medio de la nada… No era agradable, era esfuerzo y esa palabra era sinónimo de desagradable pero si quería conservar su actual vivienda (sinceramente, por mas cómodo que fuera el puente no era una vivienda como tal) y alimentar sanamente a el perro (a ella también, pero prioridades primero) tenia que ganar dinero y para ganar dinero necesitaba trabajar y el único trabajo que parecía ser humanamente aceptable para ella era ser mago. Acababa de entrar a “Sabertooth” y después de ver como una chica rubia asustaba con su voz y presencia a medio gremio había decidido regresar a su casa, tendría tiempo de conocer a sus nuevos “compañeros” después.

Gloria a la persona que diseño la puerta de su apartamento porque tan pronto sus ojos se posaron en ella todo pensamiento que involucrara la economía y esfuerzo fueron reemplazados por dos cosas: cama y Perro. Sonrió, su “apartamento” era pequeño, de un solo piso pero todo estaba bien organizado y era un lugar que le daba calma… por no decir el ambiente perfecto para hacer nada. Además siempre tenia a Perro para hacerle compañía, ya podía escuchar el sonido de sus tres patas acercándose a la puerta para darle la bienvenida.

Diane estaba tan contenta que abrió la puerta de su hogar y no se molesto en cerrarla con llave de nuevo, su apartamento no era un prospecto atractivo para ladrones y lo único de valor material dentro eran los muebles, como su sillón, dudaba que un ladrón se fuera a tomar la molestia de robar un sillón. Tal vez.

Ladrones de sillones a un lado lo primero que hizo la pelirroja al entrar a su casa fue abrazar a Perro quien exigía con silencio y dignidad atención como buena señorita, en serio, lo único que hacia para llamar la dispersa atención de Diane era observarla incómodamente. Sorpréndeteme esa técnica funciona todo el tiempo. Después de darle mucho amor a el can la maga se dirigió a su cuarto y observó su cama por unos efímeros segundos, el perro se adelantó y tomo su usual lugar, gruñendo para que Diane hiciera lo mismo. In mucha queja de por medio la joven se desplomó en la cama. –Buenas noches, Perro –murmuró antes de quedarse profundamente dormida.

¿Cuánto tiempo se quedo dormida? No tengo la mas mínima idea.

Hay algo sobre los magos del sonido que Diane a veces lamenta, un oído exageradamente sensible. Por ello cuando voces desconocidas viajaron plácidamente hacia su cuarto desde la sala lo primero que hizo fue abrir un ojo, notó que Perro ya no estaba a su lado y captó que las voces eran masculinas. ¿Ladrones de sillones? Hizo un enorme esfuerzo por levantarse para entender mejor lo que estaba pasando, solo tenia que escuchar y encontrar la forma de deshacerse de esas personas lo mas rápido posible para regresar a su muy importante siesta.
avatar
Diane Cavalry

Mensajes : 10
Fecha de inscripción : 25/04/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lazy Sunday Afternoon [Priv. Aeleonore, Break y Seito]

Mensaje por Xerxes Break el Dom Abr 27, 2014 11:30 pm

Durante el medio día, mientras nuevamente él y su querido compañero Seito se enfrascaban en un apasionado debate el cual decidiría cual de los dos era el más fuerte e inteligente del gremio, aunque el albino pensaba que no hacía falta ni debatir para demostrar que allí destacaba él. Mas fueron interrumpidos por "esa cosa", pues de humana no podía tratarse, la cual hacía temblar los instintos animales más salvajes de los miembros del gremio, indicando el peligro.

Pese a aquella indirecta advertencia ambos la retaron y ésta acepto gustosa con una una sonrisa para después tumbar a su compañero Seito en el suelo en apenas un instante. Por suerte para el albino, antes de que llegase su turno de pelear, una nueva figura hacía su entrada en la base del gremio.

Aquella entrada hizo despertar el interés de los hombres de allí como si de gorilas se tratasen, seguramente sería una mujer debido a lo ocurrido, una que querría hacer algún pedido. Mas se sorprendió Break al saber al rato que sería nuevo miembro de Sabertooth. Los tres personajes intentaron hablar con ella pero debido a la presencia de "esa cosa" pareció marcharse atemorizada para pasar su primera noche en su nuevo hogar.

Se despidieron y la nueva chica se  fue de allí pero sin saberlo no se iría sola. A aquella "cosa siniestra" se le ocurrió la genial idea de seguirla para protegerla argumentando que siendo nueva de un gremio tan prestigioso podría acarrearle algún peligro. Mas aquello solo fue una excusa inventada por ella para seguirla hasta su casa, en el fondo la temida mujer era una cría. Pero sin venir a cuento Seito y Break se vieron forzados a seguirla también, una sola mirada bastó para que estos cumpliesen la demanda.

El fin de la sigilosa persecución finalizo cuando vieron a la novata entrar en su casa. Al cabo del rato Seito y "El Monstruo" entraron por la puerta principal, parecía que se la había dejado abierta. Por el contrario, el albino probo un método más sigiloso.

Usando uno de sus hechizos atravesó el suelo bajo sus pies para luego llegar a una habitación de la casa donde se escuchaba la respiración de la muchacha en lo que parecía una especie de ronquido. Por la situación de aquel sonido dedujo que se encontraba bajo ella, debajo de una cama.

La respiración se corto y escucho a la chica incorporase, seguramente se debía a los otros dos escandalosos individuos que se localizaban en la sala principal. En ese momento Break saco medio cuerpo fuera de debajo de la cama, mirando con su ojo a donde creía situar la vista de ella, con una mano en forma de saludo y una amplia sonrisa de payaso en su rostro. Rostro que se tornaba siniestro con la oscuridad de la habitación.

-Ohayou gozaimasu-Se limito a decir sin abandonar esa expresión de su rostro.

Hakanai bodi | はかないボディ | Cuerpo efímero:
Maguilty Sense - Magia Prohibida  
Descripción: El cuerpo de Xerxes se transforma en puros sentimientos inmateriales, dándole la oportunidad de levitar y atravesar objetos como si un espíritu se tratase.
Duración / Limitaciones: Dura 5 turnos y necesita 10 para recuperarse debido a su complejidad. Solo lo puede usar si Xerxes se encuentra tranquilo.


Última edición por Xerxes Break el Lun Abr 28, 2014 10:30 am, editado 1 vez

_________________
avatar
Xerxes Break
Sabertooth
Sabertooth

Mensajes : 196
Fecha de inscripción : 16/01/2014
Edad : 21
Localización : Con Dante

Datos del Mago
Rango: A
Nivel: 6
Experiencia:
18/50  (18/50)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lazy Sunday Afternoon [Priv. Aeleonore, Break y Seito]

Mensaje por Aeleonore el Lun Abr 28, 2014 10:07 am

El viento, ondeaban con el viento los cabellos dorados de Aeleonore mientras se preparaba para ir al gremio. Esta se encontraba en su apartamento, cepillando su cabello antes de partir, mirando su reflejo en un espejo mientras una ligera sonrisa podía observarse en su rostro, su cabello suelto en aquella melena rubia le quedaba bastante bien, modestia aparte, la ligera sonrisa de su rostro desapareció segundos después, incómodos recuerdos cruzaban su memoria por lo que no pudo más que apretar el puño al igual que los dientes ante tales recuerdos. Dejo el cepillo y comenzó a enrollarse el cabello, de nuevo haciendo su característico moño dejando dos mechones sueltos, alrededor de su rostro.

Otro día más, caminando hacia el gremio, caminando hacia una de las sedes de Sabertooth. En las calles, todo el mundo saludaba a Aeleonore con cordialidad, por lo que ella respecta, se había dado a conocer muy pronto con el poco tiempo que se encontraba en la ciudad, aunque bueno, dos meses es “relativamente” poco según se mire, no se podía decir que hubiera desaprovechado el tiempo, puesto que se había ganado una reputación en tan poco. Si le preguntasen seguramente respondería que un rey debe hacerse notar entre sus súbditos, un emperador debe destacar para poder guiar a su pueblo, ganarse el corazón de su gente, Después de esa “explicación” lo más seguro es que recordase que en aquellos momentos ya no era considerada un “emperador” y cambiaria de tema.

Entre todos esos desvaríos de realeza, Aeleonore llego finalmente al gremio, donde apoyo su mano izquierda en la empuñadura de su sable y comenzó a caminar, directa a una pelea de dos miembros que en lo que había podido observar eran frecuentes entre ellos. No tardo demasiado en hacerse notar, para llamar su atención, aunque en vez de detenerse como habría hecho cualquiera, se les ocurrió retarla algo que provoco que una sonrisa se dibujase en su rostro, obviamente su honor le impedía negarse a un enfrentamiento, si querían guerra la tendrían. Apenas oscilar su espada un instante basto para dejar K.O a uno de ellos, aunque ella no sabría decirte cual, si te digo la verdad la rubia siquiera se había percatado de cuál de los dos se había llevado el golpe, bien podía haber sido tanto el pelinegro como el de cabellos canosos, y si se les preguntaba a ellos, seguro que saltaban diciendo que el derrotado había sido el otro, el estúpido orgullo  de los hombres para no aceptar una derrota (mira quien fue precisamente a nombrar el orgullo).

El chirriar de las puertas del gremio llamo la atención de la joven quien estaba a punto de dejar por los suelos al restante con otro movimiento de Aestus Estus. Se trataba de una chica de cabellos rojos como la sangre y ojos de tonalidad similar. ¿Un encargo? Todo lo contrario, al parecer era una integrante del gremio, ¿Cómo no había visto su rostro con anterioridad? Ya se había hecho a la cara de casi todos los presentes, con lo cual indicaba dos cosas, que era nueva o que se mantenía marginada en su casa hasta que necesitaba hacer un trabajo, y quien sabe, tal vez ambas aunque eso también podía ser solamente la mente de Aeleonore y no tener sentido. Lo más probable es que la primera opción fuera la correcta y aquella chica fuera nueva en el gremio, por lo cual habría que darle la bienvenida, aunque antes siquiera de poder dar un paso ya la había perdido de vista, así que se le ocurrió la brillante idea de ir a hacerle una visita, seguro que se alegraba de que alguien le diera la bienvenida y de tener a alguien en quien confiar. Una sola mirada y cinco palabras bastaron para convencer a los otros dos de que la acompañasen, simplemente tubo que pronunciar “vamos a darle la bienvenida” mientras los observaba fijamente con la sonrisa mostrada anteriormente en su rostro.

Al final acabaron llegando sin problemas a lo que parecía ser el apartamento de aquella chica, bueno,  sin problemas de momento, le preocupaba haber perdido al peliblanco de vista, a saber que estaba preparando ese tipo… de todas maneras, no era momento de preocuparse por él, ni tampoco por el pelinegro quien seguramente se encontraba entrando por la puerta principal con ella… Debería de haberles preguntado su nombre, no podía estar refiriéndose a ellos como “pelinegro y el de cabellos canosos” todo el tiempo, aunque era una forma eficaz de hacerlo.

Abrió la puerta con cuidado al descubrir que se encontraba abierta, aunque lo que se encontró en el otro lado no era más que un piso vacio ¿estaba durmiendo o algo así? ¿Quién se acostaba a estas horas? Era temprano, no podía permitir que la pereza interrumpiera los quehaceres de esa chica, habían llegado en el momento justo para evitar que evadiera sus responsabilidades. Apenas dio tres pasos cuando escucho un ladrido, ante ella se encontraba un perro que al parecer solo tenía tres patas, al cual no le caía demasiado bien Aeleonore, esta se limito a agacharse e intentar acariciarlo, pero tras ladrar dos veces más salió “corriendo” (si a eso se le podía considerar correr) y se quedo observando fija e incómodamente a estos desde la distancia. Ella simplemente suspiro y se puso en pie de nuevo, espolsando la falda de sus ropas antes de mirar a su alrededor, si llamaba a alguien en este lugar debería de escuchársele perfectamente. -¿hay alguien en casa?- Pregunto con un tono de voz algo elevado, aunque no es que hiciera demasiada falta, quería asegurarse de que la escuchase, si se encontraba en ese lugar, también podría haberse ido y haber dejado la puerta abierta, aunque eso no era más que una insensatez por su parte, a saber la clase de gente que se le podría haber colado en casa si no hubieran llegado ellos para darse cuenta.
avatar
Aeleonore

Mensajes : 11
Fecha de inscripción : 24/04/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lazy Sunday Afternoon [Priv. Aeleonore, Break y Seito]

Mensaje por Diane Cavalry el Jue Mayo 01, 2014 3:14 pm

Diane no creía en los fantasmas, sabia que la mayoría de las “autenticas” casas embrujadas eran productos de un leve y constante infrasonido, lo sabia porque si quería ella podía replicar a la perfección todas las sensaciones y apariciones de esos lugares de espanto. Por ello algo en su mente gritaba “esto no puede estar pasando” y otro lado decía “pero eso explica porque la renta es tan barata”, todo esto nos deja con una muy confundida Diane observando como una clase de espectro pálido y con una sonrisa tétrica salía, de manera muy literal, de su cama. Ahora había dos opciones frente a ella, la primera era ignorar a el espectro y hacer como que nada estaba pasando y la segunda era salir corriendo de su habitación y buscar a Perro porque ese can de seguro tenia la solución para todos sus problemas.

¿Qué vas a hacer ahora? Tienes 20 segundos para decidir: ignorar, correr, ignorar, correr.

Nop –fue lo único que dijo antes de salir con la cola entre las patas de su recamara, abrió la puerta con toda la fuerza que tenia y lo primero que hizo fue escanear la sala para buscar a Perro, ignoro a las personas que obviamente acababan de entrar a su casa sin permiso. Y ahí estaba, el animal mas hermoso de toda la existencia, un perro sin raza y con tan solo tres patas, con un pelaje tan áspero como suave, ni muy grande ni muy pequeña y con una mirada tan increíblemente intensa que era incomoda.

No hay mejor perro que Perro. Todo se ha dicho.

Diane se lanzó hacia su mascota, una alegría que rayaba en lo infantil muy presente en su rostro, tomo a el can en sus brazos y se sentó en el suelo. –¡Perro! ¡Hay un fantasma ahí, haz algo! –dijo mientras apuntaba hacia la puerta de su habitación, el perro por su parte no hizo nada mas que observarla. –No me mires así, te digo que ahí hay un fantasma –Perro ladeó la cabeza, para cualquier persona esta escena se podría interpretar como “conversación psíquica con un animal”. –¿Cómo que eso no es un fantasma? –varias expresiones se cruzaron por el rostro de Diane, primero confusión total luego entendimiento seguida por confusión de nuevo para terminar en una ligera risa. Acarició la cabeza del perro y se quedo observando el vacío, aparentemente olvidando el problema inicial y a el espectro que no era un espectro.

Luego alguna fuerza del universo obligó a su cabeza a voltear a la puerta, saludó despreocupadamente a la chica rubia con un gesto de la mano y regreso a observar el muy interesante vacío. Parpadeó un par de veces, su mente tratando de hacer que sus flojas neuronas reaccionaran. Había una chica rubia en la puerta de su casa, había un espectro que no era un espectro en su habitación y estaba segura que faltaba alguien en ese peculiar grupo. Dejo a Perro en el sillón de la sala y se incorporó, respiró hondo y regreso la mirada a la entrada de su casa. Ahora todo tenia sentido. –Lo sabia, vienen a robar mi sillón –y con esa declaración Diane tomo una pose defensiva en frente de su muy querido y preciado sillón. Perro suspiró y decidió que lo mejor era observar a su protegida de cabellos rojos y ver que tonterías se le ocurrían ahora, no la culpaba, siempre la primera hora después de levantarse era la hora del comportamiento mas extraño y excéntrico. Mas de lo normal al menos.


Última edición por Diane Cavalry el Jue Mayo 01, 2014 9:18 pm, editado 1 vez
avatar
Diane Cavalry

Mensajes : 10
Fecha de inscripción : 25/04/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lazy Sunday Afternoon [Priv. Aeleonore, Break y Seito]

Mensaje por Xerxes Break el Jue Mayo 01, 2014 3:52 pm

Break salio de la habitación mientras se reía, ya con su cuerpo material, en dirección a las otras personas que aguardaban en la sala principal de la casa.

-My lady, no creo que de tanto miedo para que usted salga corriendo de esa manera. Aunque he de admitir que ha estado bastante cómica- Se lleva la mano su boca a la vez que despertaba una leve risa- No hemos venido a robar sofas, sino a hacerte una visita. No hemos pasado por desapercibida tu fugaz presencia en el gremio -Dijo el albino sentando en el sofá y estirándose cuan gato- ¡¡Oooh que cómodo!! Aeleonore-sama, ella estaba preocupada por tí -Comento moviendo levemente en el aire una caja metálica, cerca de su oído, que previamente había recogido de la habitación de la chica. Se lamió levemente el labio al entender que se trataban de dulces.

-Agradéceselo, sino fuese por ella no habríamos venido -Vocifero la muñeca que Break llevaba sobre el hombro mientras éste abría la caja y agarraba uno de los caramelos lanzándolos a su propia boca y saborearlos-!!Aele-chan!! ¿Qué opinas de la casa? Quizás necesite tu ayuda de decoración -Pronuncio de nuevo el albino de forma alegre e infantil esta vez siendo Aeleonore el receptor del mensaje. No era que a él le interesase mucho la apariencia de la casa, por él podía ser la peor decoración de la historia, pero le venía bien que alguien viese por el lo que allí la estructuraba. Al fin y al cabo era ciego y no podía situar cada cosa, a menos que le entrara la curiosidad, cosa que de momento no se había despertado en él.


_________________
avatar
Xerxes Break
Sabertooth
Sabertooth

Mensajes : 196
Fecha de inscripción : 16/01/2014
Edad : 21
Localización : Con Dante

Datos del Mago
Rango: A
Nivel: 6
Experiencia:
18/50  (18/50)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lazy Sunday Afternoon [Priv. Aeleonore, Break y Seito]

Mensaje por Seito Akatsuki el Jue Mayo 01, 2014 10:54 pm

Era un día normal en el gremio de Sabertooth. A diferencia de varios miembros, yo vivía dentro del edificio del gremio, al igual que el maestro y unos cuantos afortunados que no pagábamos renta de ningún tipo, a cambio el gremio se quedaba un porcentaje de lo que hubiésemos ganado en las misiones. Esto tenía sus ventajas y sus desventajas, pero yo lo prefería así.

Me dirigí a la sala común del gremio, donde estuve tranquilamente durmiendo en un sofá. Tenía mucho sueño, como habitualmente, pero esta vez no tenía ganas de dormir fuera, sino dentro del gremio. La gente había aprendido a no molestarme mientras dormía, excepto una persona, y daba la casualidad que disfrutaba molestándome. Interrumpió mi sueño y, como habitualmente, comenzamos a pelear, sin embargo, algo inesperado ocurrió esta vez. Alguien interrumpió nuestra pelea. Era Aeleonore, una chica rubia que había llegado hace poco. Tenía mucho potencial y sabía exprimirlo, así que había llamado la atención rápidamente y se había echo notar. Me dirigí a ella para advertirle que tuviese cuidado de meterse en nuestras peleas. Ella se lo tomó como una amenaza y me golpeó con la mango de su espada, pillándome por sorpresa y derribándome. No entendía por qué me había golpeado, ya que solo la advertí porque muchos otros intentaron separarnos y terminaron bastante mal parados. Me preocupo por alguien y así me lo paga. Podría haberme levantado, pero preferí quedarme en el suelo a dormir a tener que pelear con alguien que no fuese xerxes, así que cerré los ojos y dormí, haciendo como que estaba KO, pero unos paso provenientes de la puerta interrumpieron mis sueño.

Una chica pelirroja se asomó y después se fue algo asustada, posiblemente porque me estaba haciendo el inconsciente a los pies de una mujer que empuñaba una espada. Para ser la primera visita a un gremio era una imagen algo repelente, la verdad. La chica salió por la perta inmediatamente, sin decir palabra. Quería quedarme en el suelo, pero Aeleonore dijo que íbamos a ir tras ella, así que Aika me obligó a levantarme. Apoyé las manos en el suelo y me levanté como si nada y los seguí, un poco somnoliento. Esto sorprendió a los del gremio, que pensaban que estaba inconsciente, pero pasé de ellos y seguí mi camino.

Llegamos a su casa en poco tiempo y, a partir de aquí, cada uno tomó su camino. Era un piso en la segunda planta, así que había que subir algunas escaleras. Aeleonore fue la única civilizada que entró por la puerta principal y subió las escaleras. Xerxes atravesó las paredes con sus técnicas, así que yo decidí coger por la ventana. La pared era muy rugosa, así que no fue difícil subir. Me quedé encaramado en el alféizar viendo la paranoia que estaban montando. Xerxes había asustado a la chica, que creía que era un fantasma, ésta había corrido a pedir ayuda a un perro y Aeleonore... fue civilizada y preguntó si había alguien en casa.

Observé el jaleo desde mi posición, pero me fijé en una cama que había en la habitación de la pelirroja. El jaleo se había trasladado al salón, donde estaban los otros tres, así que decidí tirarme en la cama a dormir. Para mí era un gran jaleo la que estaban liando, pero también era un "dormidor" nato, así que eso no me impediría quedarme dormido. Cerré los ojos y me dormí, sin llegar a roncar, pero bocarriba y respirando a grandes bocanadas. Aika se durmió en la almohada, al lado de mi cabeza. Si la pelirroja entraba, se podría llevar un susto y la cama apestaba a ella, pero no me importaba. Quería dormir y eso iba a hacer, manteniéndome aislado del jaleo de la otra habitación
avatar
Seito Akatsuki
Sabertooth
Sabertooth

Mensajes : 66
Fecha de inscripción : 13/03/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lazy Sunday Afternoon [Priv. Aeleonore, Break y Seito]

Mensaje por Aeleonore el Vie Mayo 02, 2014 5:36 pm

¿Qué demonios había hecho ahora el peliblanco? Mientras Aeleonore inspeccionaba cada detalle del recibidor, esperando cualquier movimiento, vio a la pelirroja que había podido observar anteriormente en el gremio huyendo velozmente, dirigiéndose rápidamente sin detenerse ni un mísero segundo hacia donde se encontraba aquel perro de tres patas que había despreciado anteriormente a la rubia y se había dedicado a mirarla con desprecio. La pelirroja comenzó a hablar con el perro sin motivo aparente, lo mejor de aquella “conversación” es que la otra no necesitaba respuesta aparente de parte de este para que respondiese, como si el mismo animal le respondiera telepáticamente a sus preguntas, puesto que por un solo ladeo de cabeza del canido la chica descubrió que el otro “no era un fantasma”, esa afirmación hizo que esta pensase que el de cabellos canosos tenía algo que ver con su reacción.

Por si no fuera suficiente con ese momento… peculiar, tras mirar durante unos segundos el horizonte de su habitación, esta se percato de la presencia de Aeleonore, a la que saludo antes de volver a desconectar, tras eso, coloco al perro en el sofá y se puso en posición defensiva exclamando algo sobre ladrones de sofás… ¿Quién en su sano juicio robaría un sofá? Suspiro ante tal idea, no podía imaginar a alguien robando un sofá sin motivo aparente. Tras aquello, el susodicho peliblanco salió de la habitación, riéndose a pleno pulmón, como quien no quiere la cosa con una caja entre sus manos, tras lo que se “apropio” del sofá y comenzó a explicar su situación en aquel lugar, todo gracias a la idea que ella misma había tenido, de la cual cualquiera se arrepentiría ligeramente por asustarla así, pero Aeleonore estaba más preocupada por la ubicación de Seito. Antes de seguir con la cuestión de donde estaría, Break dirigió una pregunta hacia ella, ¿el interior del piso? Podría haber dicho algo como que era demasiado pequeño, aunque para ella todo era demasiado pequeño puesto que se había acostumbrado a vivir en un castillo, hace dos meses aun podía caminar por los pasillos, admirando las rosas y los cuadros de aquel lugar…

-Esta bastante bien, algo pequeño pero dudo que se necesite más espacio si se vive sin compañía- Conforme menciono “sin compañía” volvió a notar como la observaban fija e incómodamente de nuevo, haciendo que su vista se dirigiera hacia el canido de la sala –Sin compañía humana- tras esa aclaración por parte de Aeleonore, el pero dejo de prestarle atención y volvió a la conversación, Comenzó a caminar en dirección hacia la pelirroja, acompañada del sonido que hacían sus grebas doradas al pisar los tablones de madera del suelo –Pero, creo que no hemos empezado con buen pie, permíteme presentarme- tras pronunciar eso se paro frente a ella y le tendió la mano derecha, en el dorso de la misma se podía observar la marca dorada de Sabertooth –Soy Aeleonore Van Valentine, Encantada de conocerte- y así finalizo su propia  presentación, con un tono cordial y amable, con una sonrisa acorde a su actitud en su rostro, puesto que no era su intención atemorizar a la nueva el primer día, sabía lo que era ser “la nueva” y no conocer a nadie en el gremio, quería aliviarla de esa carga.

Ladeo levemente la cabeza mientras miraba al peliblanco –Break, ¿No vas a presentarte?- Pregunto, cuando recordó su nombre, no era fácil hacerla olvidar, y cuando lo hacía no tardaba en recordarlo. La pregunta era más bien una “indirecta” para que el mismo hiciese lo que ella acababa de hacer y se diera a conocer ante la pelirroja, de la cual al menos esperaba algún tipo de formalidad y que se presentase ella misma sin que fuera necesario preguntar su nombre. Y la duda volvió a asaltar su mente, miro hacia la puerta donde ella había entrado y después dirigió su mirada de nuevo al chico allí presente -¿Dónde se ha metido?- menciono, a lo mejor el otro tenía la menor idea de su paradero.
avatar
Aeleonore

Mensajes : 11
Fecha de inscripción : 24/04/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lazy Sunday Afternoon [Priv. Aeleonore, Break y Seito]

Mensaje por Diane Cavalry el Sáb Mayo 03, 2014 4:17 am

¿No eran ladrones de sillones? Volteó a ver Perro quien suspiró y se acomodó en su lado del sofá, casi podía escuchar el “te lo dije” emanando de su mente. Pues bien, su sillón estaba a salvo y había tres extraños en su casa, así es, tres, podía escuchar los leves ronquidos de un tercero aunque se tendría que concentrar un poco mas para saber exactamente en que habitación se encontraba. Luego Diane hizo lo que siempre hacia cuando mucha información se le presentaba de golpe, ignorar la gran vasta mayoría excepto por aquellas pequeñas piezas que por la forma en la que eran presentadas podían ser importantes. Como pasar los ojos por una hoja con letras y subrayar todo lo que parecía relevante.

Hasta ahora llevaba “visita”, “presencia” y “gremio”, además de una voz extraña que obviamente no era del fantasma que no era un fantasma, regreso a ver a Perro quien se dedicaba a escuchar. “Sin compañía”, su mascota llevó su intensa mirada hacia la rubia… si esa rubia no cambiaba la frase Perro y ella se dedicarían a observarla hasta hacerla llorar… “sin compañía humana”, sonrió satisfecha y el can simplemente gruñó y regreso a descansar. “Presentarme” ladeó la cabeza, ahora tenia que prestar atención… mucha atención… mediana atención… solo un poco de atención… ese peliblanco estaba sentado en su lado del sillón… Perro no estaba haciendo nada al respecto...

Tomó la mano de la rubia en automático, para cualquier persona estaba algo atenta, para los conocidos estaba ligeramente distraída, para Perro era obvio que estaba pensando en otra cosa. Lo único que su mente alcanzo a grabar fue “Aeleonore Van Algo”, después regreso a la problemática de su sillón y del actual estado de su mente, los resultados y soluciones no eran muy favorables.

Estado actual: mas distraída de lo normal. Causa: siesta interrumpida, neuronas en huelga. Solución: Perro, obviamente. Solución que no involucre tu increíble co-dependencia con tu mascota: ¡HUELGA! ¿Por qué me molesto en hacer esto?: Tu dime, tu eres la mente. ¡Atenta, otro nombre!

Asumió que el espectro-no-espectro se llamaba Break y que en efecto ese alguien en su casa era parte del grupo que habían venido a visitarla. Ladeó la cabeza, había un leve sonido proveniente de su recamara. –La persona que buscas esta en mi habitación, durmiendo –la coherencia y la cordura regresaban lentamente a su mente, sentía como su cabeza poco a poco se despejaba, la claridad se hacia presente. ¿Qué se hacia según las normas de la sociedad cuando se conocía a alguien? Presentarte tu y todos los presentes, si alguno no puede hablar le tienes que hacer el favor. –Mi nombre es Diane Cavalry –dijo con voz alegre, no tan alegre como acostumbraba pero era un intento. Hizo un gesto hacia el can quien ahora observaba a la extraña muñeca en el hombro del albino, –ella es Perro, su mirada es algo… ¿intensa? Si, intensa… pero es buena chica.

Tenia planeado conocer a el gremio mañana pero sabia que las cosas cambiaban rápido, si bien preferiría dormir toda la tarde no tenia la fuerza de voluntad para sacar a esas personas de su casa. Hacer algunos amigos en el gremio no era mala idea tampoco. Ese pensamiento expandió una sonrisa alegre en su rostro, hace mucho que la oportunidad de hacer amigos no se presentaba frente a ella. Se llevaba bien con los vecinos y los dueños de las tiendas que frecuentaba, siempre se alegraban al verla, pero no era lo mismo. Perro dejo de observar a la muñeca y suspiró relajada al ver que su pelirroja estaba en buenas manos, relativamente hablando, la rubia hacia que sus instintos de supervivencia enloquecieran. A Diane parecía no importarle así que lo podía dejar pasar, mientras no se acercara todo perfecto.
avatar
Diane Cavalry

Mensajes : 10
Fecha de inscripción : 25/04/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lazy Sunday Afternoon [Priv. Aeleonore, Break y Seito]

Mensaje por Xerxes Break el Mar Mayo 06, 2014 8:19 pm

El albino tarareaba una canción mientras escuchaba todo lo que allí había. Parecía que tenían una peculiar compañía. En aquella pequeña estancia tambien hacía presencia lo que Break intuyó como un perro debido a los gruñidos y pequeños ladridos que emitía, pero tenía un andar extraño. El sonido que hacía al caminar no era como el de los perros comunes, le faltaba una pata.

Además, su agudo oído captaba un ruido adicional, molesto y conocido, el cual se podía calificar como ronquido, que procedía de la habitación la cual previamente habían abandonado. La muchacha que allí vivía, la cual se presento como Diane, confirmo sus sospechas cuando respondió a la pregunta de Aeleonore en su lugar, siguiendo una breve risa.

-Como la señorita afirma, ese primate de poco cerebro esta durmiendo la mona en la cama que a ella le pertenece. Que vulgar- Contesto el albino, aunque en cierta manera irónica. Pues hace escasos minutes él había aparecido debajo de la cama de ella.

-Aunque cierto es, ¿dónde deje mis modales?-Añadió el albino lanzando una pregunta que no esperaba respuesta, levantándose del sofá, dejando a Emmilie con el perro, para luego tomar con delicadeza una de las manos de la dama y clavar una de sus rodillas en el suelo en forma de revernecia, dejando un suave beso sobre la piel de ésta- Encantado my lady, soy Xerxes Break-Se presento con una sonrisa, para segundos después desviar su atención. Captaba un extraño y agradable aroma que parecía provenir de una de las salas. Break se levantó ignorando a la chica y camino alegremente hacía ella- ¡Dulces! -Exclamo entrando en lo que parecía como una cocina.

_________________
avatar
Xerxes Break
Sabertooth
Sabertooth

Mensajes : 196
Fecha de inscripción : 16/01/2014
Edad : 21
Localización : Con Dante

Datos del Mago
Rango: A
Nivel: 6
Experiencia:
18/50  (18/50)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lazy Sunday Afternoon [Priv. Aeleonore, Break y Seito]

Mensaje por Seito Akatsuki el Dom Mayo 11, 2014 11:19 pm

Una buena cama, pensé nada más notar el colchón debajo mía. El colchón era muy blando y flexible, las sábanas eran suaves y daba la sensación de estar flotando en una nube. La almohada también era muy mullida y suave. La cama en general era muy buena, sin embargo tenía el problema que la mayoría de las camas: apestaba a su dueño. Lo buena de esa cama es que el olor del dueño, o en ese caso la dueña, era bastante agradable.


Dormí una corta siesta, disfrutando de esa cama. Tampoco era alguien muy exigente, ya que prácticamente podía dormir en cualquier lado. Un cajón de armario no era el sitio más raro donde me habían encontrado durmiendo. Me despertó el irritante sonido de la risa y voz de Xerxes. Ese maldito albino ya estaba comenzando a hacerse el listo. Me levanté de la cama al tiempo que escuchaba al albino dirigirse a la cocina. Tenía la garganta un poco seca, así que me dirigí a la cocina, apenas fijándome en las dos chicas que había en la casa. Tenía sueño y tampoco me fijé en ellas.


Al llegar a la cocina me encontré a Xerxes rebuscando entre los dulces de la casa. Lo ignoré completamente. Mi cuerpo se movía por acto reflejo. Abrí el frigorífico y busqué distraídamente una botella de agua. La encontré escondida en una esquina. La saqué, cogí un vaso recién fregado y lo llené de agua. Cogí el vaso y la botella y me dirigí a la salida. Al pasar al lado de Xerxes, sin pensarlo y prácticamente como un acto reflejo, la vacíe el vaso de agua a Xerxes en la cabeza, empapándolo entero. Antes de que el albino empezara su venganza, yo ya estaba en la habitación, de vuelta a la cama para dormir, agarrando la botella de agua fresquita con fuerza.
avatar
Seito Akatsuki
Sabertooth
Sabertooth

Mensajes : 66
Fecha de inscripción : 13/03/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lazy Sunday Afternoon [Priv. Aeleonore, Break y Seito]

Mensaje por Diane Cavalry el Dom Mayo 18, 2014 4:29 am

Habían dejado la muñeca a una patas de distancia de Perro, esperaba que alguien quitara esa muñeca de ahí pronto, su mascota no era del tipo de animales que se emocionaban al ver un juguete en las proximidades, no, su perro veía un juguete y lo mascaba como si de un dulce se tratase. Mascaba y mascaba hasta que nada quedaba de la muñeca, peluche, pelota, platillo, hueso de goma, lo que fuera. Si nadie quitaba a esa muñeca de ahí y Perro se aburría de observarla incómodamente tendría muchos problemas. Al pensar en todo ello ignoró por completo a el albino que se aproximaba hasta que hizo algo que no se podía ignorar.

Mente se resiste a entender como funcionan las normas sociales de este grupo.

¿Encantada? –fue lo único que dijo antes de ladear la cabeza en obvia confusión y ver a Perro para alimentar la codependencia.  Estaba a punto de preguntar algo cuando Xerxes se fue a la cocina exclamando como niño pequeño la palabra “dulces”. Otra mirada a Perro, el can estornudó y se acurrucó junto a la muñeca, por primera vez en siglos ignorando el instinto primordial de destruir con sus dientes cosas materiales. Volteó a ver a Aeleonore Van Algo, quien parecía ser la persona con el nivel mas alto de cordura de la habitación, abrió la boca para intentar preguntar algo de nuevo cuando pasos resonaron por el apartamento y el ultimo miembro del grupo se hizo presente.

Inmediatamente la nueva persona se fue a su cocina y busco en su refrigerador su ultima botella de agua. Rechinó un poco los dientes al ver que tomaba el vaso que había lavado con mucho esfuerzo después de debatirlo por horas el día de ayer (dos horas, la mayoría desde el sillón).  

¿Están asaltando mi cocina? Sip, definitivamente mi cocina esta siendo asaltada… y ahora hay agua en todos lados…

Pausa, simplemente pausa –se llevo la mano cara y suspiró, estaba a punto de hacer una declaración importante y para eso necesitaba todos los hechos. –Déjame ver si entendí… son del gremio, entraron a mi casa por una razón que desconozco, interrumpieron mi siesta, Perro es un terrible perro guardián, alguien duerme en mi cama y el otro asalta mi cocina –bajo la mano y respiró hondo. Lo mas importante de todo esta situación, lo que de verdad quería decir porque ahorita era lo que mas le importaba. Apunto con un dedo critico a el agua en el suelo y sonrió, así es, sonrió esa sonrisa que indicaba falta de fuerza de voluntad para hacer algo. –Yo no voy a limpiar eso, me rehúso a aplicar mínimo esfuerzo para arreglar ese desastre de agua.

Cierto, le alegraba conocer nuevas personas, potenciales amigos. Pero si ese proceso involucraba algún tipo de esfuerzo de su parte, sobre todo esfuerzo para limpiar que era el esfuerzo mas pesado de todos, fácilmente los podría conocer otro día… en un lugar donde la responsabilidad de mantener las cosas en orden no fuera suya.
avatar
Diane Cavalry

Mensajes : 10
Fecha de inscripción : 25/04/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lazy Sunday Afternoon [Priv. Aeleonore, Break y Seito]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.