Afiliados Élite (00/40)
Hermanos (00/05)
Directorio (00/10)
© HARDROCK

~Ashir Ibn Musa~

Ir abajo

~Ashir Ibn Musa~

Mensaje por Ashir Ibn Musa el Jue Mar 13, 2014 8:02 pm

Ashir Ibn Musa
Edad: 20 años.
Orientación Sexual: Homosexual.
Gremio: Consejo Mágico.
Rango: Caballero de la Runa.
Magía: Magia de Fuerza.

Descripción Fisica: Bajito. Demasiado bajito para ser un tipo tan peligroso, dicen algunos. Su altura ronda el metro sesenta y dos, por lo que, excepto mujeres de complexión más o menos normal, todos lo superan en altura, algo que, sin embargo, no lo tiene acomplejado en lo más mínimo.
Ash es un joven post-adolescente más bien pálido, de ojos azules y cabellos largos y lisos de un color negro con tintes del mismo color que sus ojos, con un rostro atractivo y un cuerpo delgado y esbelto, a pesar de las apariencias bastante fibrado.
Desde luego, parece un enclenque en comparación con otros hombres... pero lo cierto es que engaña mucho en ese aspecto. No en vano posee la Magia de Fuerza.
Siempre mantiene una postura "digna y elegante", como él mismo la describiría si se le preguntase, manteniéndose relajado en todo momento como si nada le importase... siempre y cuando no se le cabree, claro. Incluso entonces, sus movimientos suelen ser lentos y meditados fuera del combate, y rápidos y siempre certeros dentro de él, con una economía digna de un gran guerrero.
Habitualmente viste ropas de corte arábigo bajo una larga túnica de mangas amplias que cubren sus manos, y en ocasiones recoge su cabello en una coleta o similar para que le moleste menos. Bajo sus túnicas siempre lleva unos pantalones anchos que le permiten moverse con facilidad y sin estorbos.
Descripción Psicologica: Cínico, astuto, inteligente, sarcástico, burlón, pícaro... si se pudiesen enumerar sus principales características, esas serían las que más destacarían de todo el conjunto que conforma a Ash, al menos si no se le conoce en profundidad.
Aunque no lo parezca, Ash es una persona quebrantada, con una mente demasiado torturada como para haberse mantenido en sus cabales después de las experiencias que vivió.
Habiendo sido llevado hasta el borde de la locura, Ash no posee ya demasiadas trabas morales, únicamente viéndose incapaz de acabar con la vida de aquellos lo suficientemente puros como para despertar en él una pequeña parte de su antiguo yo. Implacable por lo general, burlón pero no necesariamente cruel, no es demasiado dado a torturar psicológica o físicamente a sus enemigos, sencillamente procurando quitárselos de en medio con rapidez y eficacia.
Extremadamente inteligente y con una capacidad táctica equiparable a la de cualquier gran general de la antigüedad, Ash es un guerrero y estratega incluso antes que mago, en lo que tampoco se queda atrás, con un ansia de conocimiento que únicamente suple sus muchas inseguridades pasadas, ahora aplastadas bajo su firme confianza en sí mismo.
Desconfiado pero siempre aparentemente elegante y sutil (siempre que no moleste a alguien), el mago es un hombre complejo que guarda la mayoría de sus verdaderos sentimientos en el fondo de su corazón, impidiendo que otros puedan leerlos en él. A pesar de todo, le gusta la gente interesante, única, y sigue pensando en que, quizá, alguien podría acercarse a él si no se convirtiese en un estorbo... o quizá incluso si lo hiciese.
En verdad es una persona de carácter muy fuerte, dominante y posesivo, y cuando siente que algo le pertenece puede volverse bastante diferente a como se ve normalmente... apasionado quizá no sería la mejor manera de describirlo... intenso, más bien.
Historia: Aún teniendo que vivir con las responsabilidades de un príncipe guerrero y sabio tuvo una vida llena de lujo y sin dificultades... ¿en verdad podría haber desembocado en otro final aquella catástrofe?
Ashir Ibn Musa nació como el Tercer Príncipe del Reino de Mustashim, en el Gran Desierto de Fiore.
Semilla de una Monarquía Autoritaria, prácticamente una tiranía que dominaba a los habitantes del reino mediante la garra de hierro del miedo y la fuerza bruta, sólo era cuestión de tiempo que el amable aunque pícaro príncipe se transformase en algo igual a sus hermanos y sus padres: un monstruo.
Por suerte o por desgracia, Mustashim llevaba ya demasiados años sufriendo bajo el yugo de los Ibn Musa, y cuando Ashir cumplió dieciocho años, la rebelión le estalló en la cara a la Familia Real.
Los "simples humanos" que llevaban tanto tiempo soportando la terrible magocracia se alzaron imposibles de frenar, ni siquiera pestañeando ante el alarde de poder mágico brutal que sus señores utilizaron contra ellos. Allá donde cientos de ellos caían, otros miles los sustituían, pronto comenzando a superar a la menor cantidad de hechiceros de los que disponían los Reyes y Príncipes.
Y, cuando se les agotó el poder mágico, todos cayeron eventualmente ante aquella masa enfurecida.
Los causantes de aquella revuelta, al menos aquellos que la habían espoleado desde las sombras, no llegaron a tiempo más que para salvar al último superviviente de los Ibn Musa.
Sus palabras huecas de disculpa resonaron en la mente del joven que sostenía a su madre en brazos sin llegar a colarse en su interior. "Debíamos hacerlo..." "... todo por el bien del mundo mágico..." "... una tiranía tan cruenta jamás..."
Para alguien que había visto morir frente a sus ojos a su familia, por muy imperfecta que le pudiese parecer, que se lo parecía, aquellas palabras sonaron tan vacuas como un discurso político.
Postrado, atravesado por un dolor sordo pero muy real a pesar de no haber sufrido ni una mísera herida durante la batalla, los ojos azules de Ashir se oscurecieron por completo, relegando la luz que otrora habían portado al interior de su ser. Alzó su rostro surcado por las lágrimas y miró con fijeza a aquellos enviados del Consejo Mágico de Era, sin juzgarlos, sin odiarlos con su mirada. Sencillamente los miró con ojos vacíos. Ellos detuvieron la carnicería de magos al instante y se lo llevaron consigo lejos del desierto... al corazón del organismo que, secretamente, juró destruir por completo.
Una vez dejó pasar un tiempo prudencial de aquel supuesto estado de shock en el que se encontraba inmerso, Ashir "volvió en sus cabales" y se comportó poco más o menos como antes del cambio secreto que se operó en él... entendió razonablemente lo que llevó a los Consejeros a fomentar la revuelta en contra de la tiranía de Mustashim, e incluso los alabó por su trabajo, alegando que era algo que debía hacerse y que, de hecho, tendría que haber hecho él mismo. Actuó tan bien que nadie, absolutamente nadie, sintió desconfianza hacia aquel ser extraño traído de tierras lejanas y que llevaba un año y pico en un estado que habían considerado catatónico sólo para resurgir y decir aquellas cosas... era un mártir, una buena persona, creyeron. Y creyeron mal.
Con diecinueve años, Ashir se unió al Consejo Mágico. Con medio año más conoció a Xerxes, un mago que le prometió ayudarlo en su venganza si él mismo le otorgaba su gran poder. Apenas un tiempo después, terminó las pruebas del Consejo satisfactoriamente y se unió a uno de sus escuadrones, consiguiendo a un compañero para las misiones que le encomendasen los de arriba... aquellos que tenía intención, en un futuro y cuando ya no le sirviesen de nada, de matar.

Gustos: El combate cuerpo a cuerpo.
La lucha sin magia siempre que sea posible.
La información, es poder.
Manipular, siempre que sea necesario, claro.
La gente algo impetuosa, tomarle el pelo a ese tipo de persona es muy divertido para él.
Los sitios altos.
Las noches de luna llena.
La naturaleza verde que no había en su hogar.
Secretamente observa con añoranza y cierto temor a las personas que son buenas y puras de verdad, y no sería capaz de matar a alguien así.
La música bella.
El té de vainilla.
Disgustos: Siente un desprecio y un odio exagerados hacia los humanos, los no magos, aunque sabe disimularlo bastante bien.
Aquellos que se centran en magia de medio o largo alcance y luchan alejados.
La falta de información y conocimientos del entorno, las personas que le rodean, etcétera.
Ser manipulado, al menos sin saberlo hasta que ya es demasiado tarde. No le importa que se crean que lo manipulan cuando él está al tanto.
La gente demasiado seca o aburrida.
Lugares demasiado fríos como glaciares o similar.
Que le recuerden su soledad.
Su pasado.
Pensar demasiado en lo que ya ocurrió y no tiene solución.
Los planes que fallan.
La gente que se cree muy inteligente.
La falta de sutileza y autocontrol.
Otros Datos: Tiene unas ciertas tendencias sádicas con respecto únicamente a sus enemigos más mortales, aunque ello nunca lo distrae lo suficiente.
Sus reflejos son excelentes.
Conoce muchos estilos diferentes de lucha, y alterna entre ellos en pleno combate a placer y con una facilidad apabullante.
Conoce el manejo de prácticamente cualquier tipo de arma, desde espadas, lanzas y dagas hasta arcos, ballestas y similar. Es dado a utilizar dos armas si se pone serio.
Su arma predilecta es un sable curvo de su tierra natal, aunque también posee dos dagas de factura similar.
Sable:
avatar
Ashir Ibn Musa

Mensajes : 11
Fecha de inscripción : 13/03/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~Ashir Ibn Musa~

Mensaje por Admin el Jue Mar 13, 2014 8:42 pm


Aceptado!!
►Bienvenido al foro
avatar
Admin
Fairy Tail
Fairy Tail

Mensajes : 233
Fecha de inscripción : 16/11/2013

Datos del Mago
Rango: A
Nivel: 1
Experiencia:
40/50  (40/50)

Ver perfil de usuario http://ft-sekai.forochile.org

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.