Afiliados Élite (00/40)
Hermanos (00/05)
Directorio (00/10)
© HARDROCK

Recuerdos escritos en oscuridad [Natasha - Privado]

 :: Reino de Fiore :: Era

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Recuerdos escritos en oscuridad [Natasha - Privado]

Mensaje por Kain D. Mordred el Miér Mar 05, 2014 8:23 am

Kain D. Mordred, hijo de una familia de Nobles del Reino de Fiore, exactamente de Era, se había convertido en un mago ilegal perteneciente al Gremio Ilegal y enemigo de Fairy Tail, Raven Tail, bueno, casi mago ilegal, aún ni siquiera se había dignado a realizar una sola acción malvada, o al menos no le han visto realizar ninguna, como fue aquella vez que intentó asesinar a un Noble Mundial que visitó Era, pero que al final acabó frustrado al perderlo de vista por culpa de unos mercaderes a los que asesinó sin piedad en la oscuridad de la noche, los inicios de su vida como mago ilegal comenzarían debido a un accidente cuando tenía simplemente 12 años, unos secuestradores lo capturaron, todavía no tenía dotes de combate, siquiera era capaz de defenderse, aunque era cierto que organizaba combates entre sus amigos con la esperanza de ser alguien muy fuerte, estos hombres pidieron miles de millones de Jewels, algo que sus padres no podían pagar sin pedir ayuda al Gobierno, aunque tampoco les fue necesario, durante semanas, el pobre Kain fue apaleado y maltratado por estos hombres hasta que acabó en un coma, días después de acabar en coma, aquellos hombres fueron detenidos y ejecutados y el pobre Kain fue ingresado en una clínica especializada en este tipo de enfermedad, el pobre muchacho, que no tenía culpa de nada tuvo que estar 6 años entero en coma, su apariencia cambió muchísimo, tanto que cuando volvieron sus padres, casi ni lo reconocían, se había convertido en un joven de gran atractivo. Mientras se encontraba en coma, pudo escuchar a sus padres que no le hacía falta seguir así y trataron de desconectarlo, en ese mismo momento despertó, asombrado a todos los médicos, pero a pesar de despertar y de ver allí a sus padres, no quiso saber más de ellos, en realidad, se convirtió en alguien frío cuando se relacionaba con ellos, había escuchado todo mientras dormía y eso fue la llama que prendió la mecha de su despertar.

Mucho tiempo pasó desde que abandonó la ciudad de Era afirmando ser un Mago Independiente, las gentes de allí comenzaron a temerle, como si se tratara de un monstruo, fue entonces cuando en su camino se cruzó un Noble Mundial (Una persona con gran importancia en el Reino de Fiore, pero que poseía esclavos y trataba muy mal a todo aquel que no formaba parte de la Nobleza) que fue a visitar a alguien a aquella ciudad, sus intenciones eran claras, matar a aquel hombre y demostrar que verdaderamente sería un Mago Independiente e Ilegal y que estaba dispuesto a enfrentarse al propio Consejo Mágico y al Gobierno de Fiore, pero fue entonces cuando unos malditos mercaderes le obligaron a perderle de vista. A la mañana siguiente, una mujer encontró los cadáveres de su marido y de sus dos compañeros mercaderes en un callejón, la gente se asustó, pero nunca reconocieron que el joven hijo de los Nobles Mordred hubiese tenido nada que ver, él era un niño de gran potencial y con un gran corazón y por culpa de sus padres se convirtió en una mala persona, no, según él no era así, él era el bueno y el Consejo Mágico y el Gobierno de Fiore eran los malos, eran beligerantes, tiránicos, no permitían la libertad a nadie, simplemente era obedecer lo que ellos decían o te tocaba morir, por ello, Kain decidió que no se dejaría manipular por gente así, que sería él quien decidiese su propio camino, y con todas sus fuerzas, decidió abandonar Era y labrarse su propio camino.

Tiempo después llegó a Oshibana, pero esa es una fase de su vida que no duró demasiado, aunque gracias a que estuvo allí se unió al Gremio Ilegal de Raven Tail, donde demostró el verdadero poder de su magia. De nuevo, volvió a Era con la esperanza de poder mostrar las capacidades mágicas que había desarrollado, pero en vez de entrar en la ciudad quedó en las afueras, apoyado sobre una roca y canturreando una especie de poesía -Soy un hombre inexistente, diferente a la gente, un ser creado a partir de la mente, hecho realidad, gracias a la magia y a mi enorme voluntad- aquel poema había sido hecho por él mismo debido a su propia magia, el Memory Make.
avatar
Kain D. Mordred
Raven Tail
Raven Tail

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 04/03/2014

Datos del Mago
Rango: A
Nivel: 1
Experiencia:
0/0  (0/0)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Recuerdos escritos en oscuridad [Natasha - Privado]

Mensaje por Natasha A. Korsakova el Miér Mar 05, 2014 6:59 pm

Regresar a casa, por casa entiéndase gremio, era para Natasha la parte que menos le gustaba de una misión; pues ella amaba la libertad que recorrer el mundo le ofrecía, sin embargo el concepto de la libertad era un eufemismo. Nadie era completamente libre, aunque los magos pregonaran que la magia les permitía libertad, incluso ellos eran sometidos a las ordenes del consejo, a sus mandatos y pedimentos. Para la maga de Mermaid Hell el viajar por todo Fiore significaba tener una libertad más amplia, por eso disfrutaba de ellas.

Cuando las misiones terminaban tenía que regresar a su gremio, el gremio estaba lleno de normas de lo que uno podía o no hacer, lleno de normas de lo que se esperaba de sus integrantes, normas para tratar a los clientes; normas y mas normas. En el fondo de su persona Natasha amaba romper esas normas, nunca lo negaba; la chica tenia honor, hasta cierto punto, a ella le gustaba decir que era una buena persona con un código moral un tanto retorcido. Aseguraba que tenía uno, que era lo importante.

Negó pues nuevamente se había puesto a divagar sobre cuestiones que no podía cambiar, parpadea mirando a su alrededor, tratando de ubicarse. Ciertamente no quería llegar a casa, pero perderse tampoco estaba en sus planes, aunque hubiera viajado por diferentes partes del mundo; Fiore era un país enorme por lo tanto la sirena era consciente de que aun le faltaba mucho que recorrer, no tenía muchas metas a futuro; solo tenía un propósito: eliminar a tantos magos ilegales como le fuera posible. Obsesionada era una buena palabra para describirla, pero cuando has quedado marcada por algún evento ¿Qué se puede esperar de uno?

La chica podía tener una sonrisa fácil, podía parecer una muchacha alegre, amable y una mujer que podía ganarse el cariño de todos fácilmente. Pero esa era su máscara, su cubierta y su cara publica, ella despreciaba muchas cosas pero las guardaba y juntaba hasta que estas le explotaban en la cara. Siguió caminando, pensando en su persona, debatiéndose el qué hacía.

Empezaba a impacientarse que por inercia llevo su mano derecha a su tessen, lo libero de su atadura en su cadera y empezó a jugar con él, lo abría y cerraba, el sonido que hacia al cerrarse podía calmar a la muchacha y en este extraño bosque parecía el único sonido fuera de lugar, le parecía bien a Natasha de esa forma, habrá caminado por 10 minutos más, cuando le pareció oír a alguien hablar, pareció, era una fuerte palabra; pues de no ser así ella estaría imaginando cosas y la maga de escritura oscura odiaba imaginar cosas. Contó hasta diez antes de buscar la fuente de aquella voz, “solo para comprobar” se dijo. Aunque ella sabía en el fondo, que no era comprobar a un extraño, sino comprobar que aun estaba cuerda y funcional.

Fue una búsqueda sencilla, pues si había escuchado esa voz era porque su dueño estaba cerca. Y en efecto había un hombre extraño recargado en una enorme roca, Natasha, con abanico en mano, lo miro a detalle, ella no había comprendido las palabras tal cuales, pero había escuchado una voz susurrando, frunció el ceño y nuevamente cerro de golpe el tessen, llamando la atención del extraño. — ¿te has perdido? —pregunto de manera educada y cantarina, con una hermosa sonrisa en la cara, su máscara estaba nuevamente puesta en su lugar.

_________________

avatar
Natasha A. Korsakova
Mermaid Heel
Mermaid Heel

Mensajes : 47
Fecha de inscripción : 25/02/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Recuerdos escritos en oscuridad [Natasha - Privado]

Mensaje por Kain D. Mordred el Jue Mar 06, 2014 9:15 am

Los pensamientos del rubio se encontraban en otro mundo, en otra parte, había llevado a cabo una misión un tanto peliaguda, bueno, peliaguda para aquellos que pertenecieran a un Gremio Ilegal como era Raven Tail, seguramente a los Legales les habría parecido algo totalmente ilegal, pero vamos, existía gente que necesitaba encargarse de otras personas, matarlas, secuestrarlas, etc.. ¿Y quién iba a encargarse de aquellas misiones si los Legales las veían demasiado oscuras o malvadas? claramente se encargaría la gente que se encontraba fuera de la ley, los gremios no registrados, los gremios de gran poder como Raven Tail, la gran enemistad de Fairy Tail, aunque bueno, en cierto sentido, ellos no sabían de su existencia, o al menos intentaban evitarlos, eso ponía muy de los nervios al hombre de armadura que sobre una roca tarareaba una poesía. Sus ojos rojos se posaban sobre una rosa que acababa de sacar, desechando sus pétalos, pero al mismo tiempo, creando la misma rosa gracias a los recuerdos anteriores de cuando la veía entera, primero le arrebataba la vida y después, se la recordaba y la hacía volver a florecer, esa era la magia de los Recuerdos, creaba cosas gracias a su mente, gracias al Memory Make.

El hombre no se movía de aquella roca, simplemente estaba apoyado y no hacía muestra alguna de querer moverse, pero, ¿estaba solo? eso no se podía saber, el bosque de las afueras de Era era muy grande y no podía saberse si de verdad había alguien o no, si de verdad podía llegar alguien o irse de allí, la armadura de oro brillaba, seguramente aquellos que la vieran podrían usarla como faro para salir del bosque, o quizás no, pero en realidad no estaba solo, su misión, ¿en qué consistía? claramente consistía en secuestrar y asesinar a alguien, un saco colgaba de una rama, este tomaba la forma de un cuerpo, alguien había dentro de aquel saco, un hombre sin vida, la verdad es que no le importaba quien lo viera, no era importante, simplemente pondría la excusa de que al llegar ya estaba allí, por suerte, desde la entrada del bosque no se vería, pero en cambio si se vería desde la entrada de Era, se encontraba en una rama que estaba oculta por muchas hojas y tan solo se podía ver la parte de abajo del saco, allí, en aquel lugar, debía reunirse con el cliente, un mafioso que le encargó matar al padrino de otra familia, la verdad, un poco de guerra de mafias no le vendría mal a Fiore, en realidad, a Kain le molestaba tener que haber cumplido con la misión, podría haber dejado vivo a aquel hombre y que la guerra de familias hubiese inundado el mundo, pero, ¿qué se le iba a hacer? tenía que ganar dinero sí o sí.

Entonces fue cuando un ruido molestó los oídos del rubio, su cuello giró hasta observar aquella figura, una hermosa dama que acababa de llegar por la entrada del bosque, cabellos rosas, hermoso cuerpo y un rostro precioso, en ese mismo momento, el último pétalo de la rosa estaba cayendo pero floreció de nuevo al crear esos recuerdos, escuchó con atención lo que la mujer con un abanico en la mano tenía que decir, hablaba sobre si se había perdido, el muchacho podría haber empezado a reírse, gracia a su magia se le hacía imposible perderse, pues recordaba con total perfección los caminos que ya había recorrido, pero simplemente afirmó -¿Perdido? No sé que es eso.. Tú.. en cambio, si pareces perdida, hermosa dama- dijo educadamente y acercándose a ella mientras le ofrecía la rosa, lo que no sospechaba es que aquella mujer perteneciese al mundo legal de la magia, pero claro, tampoco iba a darse cuenta puesto que el símbolo de su gremio no se veía a plena vista, por lo tanto, lo desconocía.
avatar
Kain D. Mordred
Raven Tail
Raven Tail

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 04/03/2014

Datos del Mago
Rango: A
Nivel: 1
Experiencia:
0/0  (0/0)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Recuerdos escritos en oscuridad [Natasha - Privado]

Mensaje por Natasha A. Korsakova el Jue Mar 06, 2014 6:09 pm

La Pelirroja seria mirando al extraño, cómo no hacerlo si destacaba demasiado; él al igual que su tessen destacaban por no pertenecer a estos lugares, además de que había algo extraño en toda la situación, eso no le gustaba a Natasha, pero no podía actuar en consecuencia porque no sabía que era exactamente lo que estaba mal.

Al escuchar la respuesta de aquel hombre, evita fruncir el ceño, lo cierto es que sospecha de él, mucho tenía que ver con lo que había alcanzado a divisar; una flor marchitándose para regresar a su esplendor segundos después, magia, ahora le quedaba la enorme duda ¿Era o no un mago legal?  Maldice a sus sentidos que a veces la hacen un tanto paranoica. Finge una sonrisa boba y ríe como una jovencita inocente, no es uno ni lo otro. –Empiezo a creer que en verdad me he perdido, --dice, con una dulce voz; para muchos provocaría querer ayudarla, para este hombre castaño no estaba seguro de que le provocaría. Natasha incluso va mas allá con su papel, girando su rostro un poco desviando su mirada ante su alago. –Gracias, -su voz es ahora un poco baja y suena avergonzada.

A aprendido a lo largo de los años, que muchas veces es necesario jugar con los demás; ella lo hacía para sonsacar información, para atacar por sorpresa, para que no quisieran indagar más en su persona; su más grande papel era: el de Natasha A. Korsakova, hija de un consejero, maga de Mermaid Hell, una dulce dama que no rompía un plato, cuando era una persona fría que prefería guardarse todo. Y sacarlo en una batalla, lastimando a sus enemigos sin siquiera pestañar. Había mantenido demasiado bien su fachada que cuando peleaba sorprendía a más de uno.

Regreso su mirada a aquel hombre, lo vio a la cara pero inmediatamente la bajo suelo, en efecto parecía una pequeña señorita avergonzada de encontrarse con un hombre apuesto, Natasha era sincera y podía decir que era apuesto. Yo, lo siento –se disculpo. Quiso estrangularse por lo patética y necesitaba que sonara, pero mientras no descubriera que le molestaba seguiría interpretando un papel. –Creo que he interrumpido su meditación. –Seguía mirando el piso—La verdad sea dicha no sé donde me encuentro. Usted podría indicarme donde me estoy. –la oración era enteramente verdad.

_________________

avatar
Natasha A. Korsakova
Mermaid Heel
Mermaid Heel

Mensajes : 47
Fecha de inscripción : 25/02/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Recuerdos escritos en oscuridad [Natasha - Privado]

Mensaje por Kain D. Mordred el Vie Mar 07, 2014 10:14 am

Una respuesta sincera para una mujer hermosa, decía que seguramente estaría perdida, por lo que el mago de brillante armadura simplemente podría ayudarle a salir de allí sin problemas, aunque la verdad, tenía que reunirse con su cliente o perdería la cuantiosa cantidad de Jewels acordados por el asesinato de aquel Padrino de los bajos fondos, de todas formas, que más daba el dinero cuando llegaba una dama de increíble bellaza, el caballero, observó que la rosa seguía en su mano y que no había sido interceptada por la dama y rápidamente, a la misma flor de hermoso color como los cabellos de aquella mujer, se le cayeron todos los pétalos y el tallo con ellos, acabando en el suelo y bajo la bota izquierda de Kain, que se posicionó cerca de la mujer para contestarle de forma educada -Perderse es fácil, lo difícil es encontrarse- dijo como parte de una buena frase filosófica y entonces escuchó el "Gracias" de aquella mujer -¿Gracias? ¿Porqué?- conocía la respuesta, simplemente quería comenzar un juego muy divertido, hacerse el tonto.

Observó como aquella mujer giraba delicadamente el rostro, claramente por avergonzada en el buen sentido, seguramente nadie antes le había dicho algo así o no al menos de aquella forma -Vaya.. se murió la rosa... cuando hablas con alguien debes mirarle a los ojos- dijo el rubio de buena forma y sin intención de ofender a nadie. El hombre de brillante armadura siempre se había calificado por su natural buena educación, pero sobretodo por una cosa, su maldad y su forma sádica de actuar, aunque esto en realidad solo ocurría en pocas ocasiones y esas ocasiones eran en combate o incluso cuando tenía que realizar alguna oscura misión, nunca se comportaba de mala manera antes personas que no tenía asignado vencer o ante mujer, que incluso en combates se comportaba bien con ellas incluso a pesar de matarlas después.

De nuevo, la mujer levantó el rostro y al segundo lo volvió a bajar, el rubio desconocía el porqué hacia esto, aunque en cierto punto no le importaba, de todas formas, le molestaba que no le mirasen, aquella forma de ser del rubio le hacia querer ser el principal punto de atención en todo momento, y si no le miraban significaba que no lo era, por ello se molestaba en algunas ocasiones -No pidas perdón.. pero levanta la cabeza de vez en cuando, linda ricura... esos preciosos deben dejarse ver- dijo idolatrando aquellos ojos brillantes que poseía la mujer, en la ocasión siguiente, afirmó que había interrumpido la meditación de aquel hombre, ¿meditación? por favor, si matar y traer a la vida una rosa es meditar entonces lo que hacen los Budistas es entrar en un mundo a parte -Más quisieras... no has interrumpido nada- afirmó elegantemente mientras se mecía los cabellos para colocarlos de buena forma, de nuevo, miraba el suelo, así, el muchacho movió su mano agarrando el mentón de aquella mujer y levantó delicadamente su cabeza para que lo mirara a los ojos -Eso depende de que camino quieras tomar- afirmó de nuevo filosofando como si fuera un gato con una sonrisa enorme capaz de desaparecer y aparecer a voluntad.

OFF:
A lo último no le hagas mucho caso "lo del gato", estuve viendo Alicia en el País de las Maravillas y me hizo gracia ponerlo xDDD
avatar
Kain D. Mordred
Raven Tail
Raven Tail

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 04/03/2014

Datos del Mago
Rango: A
Nivel: 1
Experiencia:
0/0  (0/0)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Recuerdos escritos en oscuridad [Natasha - Privado]

Mensaje por Natasha A. Korsakova el Sáb Mar 08, 2014 7:33 am

Natasha debía darse prisa en sonsacar todo lo que pudiera de aquel extraño; quería tener la certeza de que sus instintos no la engañaban. O la otra probabilidad era descubrir que solo eran suposiciones sin fundamento, como fuera se sentiría más tranquila si podía calmar sus dudas. Quiso rodar los ojos ante su declaración, pero analizando más a fondo tenía cierta lógica, ¿Quién era ella, después de todo? Como no podía responderse muchas veces se sentía perdida. —¿Y es probable encontrarse sin saber cómo te has perdido? —la pregunta abandono los labios de la sirena antes de que pudiera hacer algo para detenerla, se maldijo pues no estaba en ella ser tan impulsiva. —Lo siento, —dijo a manera de disculpa, para seguir con su papel. —No estoy acostumbrada a tratar con hombres, no en su gremio.

Las mentiras que son más fácilmente creídas, son aquellas que tienen un poco de verdad. —No sé si los halagos me complacen o me incomodan, —dijo, se puso a pensar que haría su personaje en una situación como la que se presentaba, —meno si son hechos por un hombre apuesto. —sonríe mentalmente ante eso ultimo, pues cuando termino llevo su mano, aquella que no sostenía el Tessen y se cubrió la boca, dando la imagen de una chica que no debió haber dicho esos ultimo. Se gira y le da por completo la espalda. Así puede sonreír por completo, el día que ella hiciera algo parecido regresaría a casa y se casaría con el primero que pidiera su mano a su progenitor.

Cuenta hasta tres y gira nuevamente, escucha su sutil regaño y trata de pensar en algo, no quiere mirarlo a los ojos, ella es una buena mentirosa pero tampoco es una excelente, los ojos son los que más cuestan convencer de cooperar con una mentira, pero considerando que han sido dos veces las que ha hecho la observación, se dice que tiene que intentarlo, alza la mirada y ve al castaño. —Si no meditabas, ¿Qué hacia aquí? —dice con una suave voz. En estos bosques no hay mucho que hacer en realidad, es poco lo que uno puede pensar que hace aquel hombre. —No sé a donde me dirijo. —pone un dedo en su mejilla simulando pensar. —Magnolia, siempre quise visitar el gremio de Fairy Tail, se dice tantas cosas de él. —su voz ahora suena maravillada ante esa expectativa, ella no entiende la fascinación con dicho gremio, para la sirena es solo uno más, de tantos que hay.

Pretendía seguir parloteando para seguir con su montaje, cuando un extraño sonido la distrae, gira para ver qué es y su sorpresa fue mayúscula cuando ve venir a un hombre, un hombre un tanto mayor con cara de pocos amigos. A simple vista Natasha lo describiría como un matón, pues imponente era, pero algo le decía que una buena persona no era. Muerde su labio, pues aquel extraño pareciera que viene a una cita, nuevamente Natasha se pregunta ¿Qué haría su personaje? La verdadera Natasha atacaría, pero no era la verdadera Natasha la que estaba en este bosque, así que apegada a su interpretación, camina hacia el caballero con el que antes había estado hablando y se esconde detrás de su espalda.

—Espero esa joven sea un regalo para mí. —dijo, Natasha quería asesinarlo, mas apretó el brazo del extraño, parecía una chica temerosa por lo que fuera a suceder. No tenía la menor idea de quién demonios era ese sujeto, pero parecía conocer al castaño, interesante se dijo la maga.


_________________

avatar
Natasha A. Korsakova
Mermaid Heel
Mermaid Heel

Mensajes : 47
Fecha de inscripción : 25/02/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Recuerdos escritos en oscuridad [Natasha - Privado]

Mensaje por Kain D. Mordred el Sáb Mar 08, 2014 9:37 am

La pregunta de aquella mujer eran tan filosófica como la afirmación que el hombre estaba dispuesto a darle, una conversación sensata y que en pocos minutos se vería detenida por la llegada del peor hombre que se pudieran encontrar en los bajos fondos, pero bueno, aún había tiempo para poder conversar tranquilamente. Aquella mujer podía verse extrañada, como si quisiera conocer la respuesta que el entregaría el hombre de brillante, cierto era que este tipo siempre se sentía atraído a llamar la atención, pero había momentos, en los que la palabra le podía y necesitaba comenzar una conversación inteligente de vez en cuando, cierto era que en Raven Tail pocos podían verse inmersos en ese tipo de conversaciones, básicamente porque la gran mayoría de miembros de ese gremio eran patéticamente estúpidos, algo que equilibraban con la fuerza de sus magias, pero aún así, al rubio le resultaba irritante, de esta forma y continuando, contestó sin reparo a la mujer -Es posible encontrarse sin haberse perdido, más, ¿probable el perderse habiéndose encontrado?, mi única respuesta a tu pregunta será: Sigue tus pasos y traza tu propio camino, sólo así sabrás si te has perdido y si de verdad puedes encontrarte- aquellas palabras podía ser interesantes, pero si esta mujer no entraba en la cuenta de en lo que se refería en rubio jamás adivinaría el significado exacto de estas palabras, entonces, la muchacha volvió a disculparse y a realizar una afirmación que hizo gracia al mago oscuro -¿No estás acostumbrada a tratar con hombres, vives acaso en un convento de clausura? La verdad, sería un desperdicio que alguien como tú se hiciese monja... seguro que tienes a todos los hombres detrás de ti- Dijo halagándola de nuevo, quizás estuviera molestándola, pero él hombre era así, le era imposible detener su lengua, más aún incluso cuando se la pudieran cortar.

Entonces escuchó aquel último halago que iba dirigido hacia él, un hombre apuesto, la verdad es que el que él recibiese halagos era difícil, pero no, aquella mujer se lo había enviado directamente a la cara, había entrado por un oído y se había resguardado en su mente, ahora recordaría aquellas palabras siempre gracias a la magia Memory Make, sus mejillas se colorearon ligeramente, claramente, era un príncipe y recibir un halago así era normal, pero, hace mucho ya que no es realmente un príncipe, sino solo de palabra, por lo tanto, ya no tenía que obligar a nadie a que le hablaran de esa forma, por lo tanto, se lo había buscado -Verdaderamente no sabes tratar con los hombres, pero es un buen trato el que tienes con ellos- dijo riéndose y de nuevo recogiendo la rosa, haciendo que floreciese velozmente gracias a sus recuerdos, entonces, se la volvió a ofrecer para que la cogiera de nuevo -Una hermosa flor, para la flora más hermosa- afirmó esperando que la agarrara.

Al momento, la mujer le hace otra pregunta al hombre de dorada armadura, le pregunta sobre su estadía en este lugar, la verdad es que contarle que acababa de matar a alguien y que debía mostrarle el cuerpo a un terrible mafioso de los bajos fondos era algo exagerado, así, simplemente mentí de forma extraordinaria aún mirándola -Simplemente me gusta estar solo, he venido aquí desde que me fui mi hogar, me ha traído muchos recuerdos... yo siempre viví en Era y te puedo asegurar que me encanta recordar estos lugares- aquella mentira se sostenía bien, sería muy complicado que nadie pasara a través de ella y por supuesto, más complicado aún que nadie la descubriera -Si no sabes a donde te diriges no importa el camino que tomes- dijo el hombre eso para después escuchar que la mujer afirmaba decir algo sobre Magnolia y sobre la fama del gremio "Fairy Tail", que asco le tenía el rubio a aquel gremio, verdaderamente le tenía asco por el gremio al que formaba, pues su gremio había sido creado mayormente para acabar con Fairy Tail, siendo Raven Tail uno de los gremios oscuros que no forman parte de la Alianza Balam, y eso, demuestra el grandioso poder que posee el gremio -¿Magnolia? ¿Fairy Tail? Bah, entonces estás muy lejos, no creo que puedas llegar en menos de 1 día- afirmó el rubio, aunque cuando pronunció el nombre de "Fairy Tail" se pudo notar oscuridad en su lengua, como si lo odiase de toda la vida, pero eso es lo que su maestro le inculcó.

Fue entonces cuando hizo su aparición, aquel hombre con el que el rubio había quedado para recibir su recompensa, aquel hombre que verdaderamente imponía, o al menos hasta que le veías de frente, era un hombre bajito y gordo, vestido con un traje de apariencia muy caro, un sombrero sobre la cabeza y siempre con un puro en la boca, armado con una pistola, era por lo visto usuario de la Magia de Pistolas o quizás de Ex-Equip "El Artillero", aunque verdaderamente a Kain no le importaba aquello, simplemente, si el tipo buscaba guerra se la daría y recibiría un disparo entre ceja y ceja sin problemas, entonces pudo sentir como la muchacha con la que hablaba se escondió tras su espalda, era imposible que estuviera asustada, el rubio notaba un fuerte poder mágico en aquella mujer y por supuesto estaba claro que tenía que ser maga, y un solo humano era capaz de poseer dicho poder, ni en broma, de todas formas, escuchó lo que Alcapone tenía que decir, afirmando que quería a aquella mujer como regalo, fue entonces que el brazo derecho de Kain se levantó cubriéndola del todo y contestó -Tu único regalo está detrás de aquel árbol, a ella déjala, las mujeres no son objetos- dijo contestando al mago que tenía delante -¡Oh, vamos! Soy tu cliente, debes satisfacer mis necesidades- el rubio sintió que este hombre le estaba mirando por encima del hombro y eso no podía permitirlo, no le agradaban nada esos comportamientos -Págame y lárgate- el mafioso se negó y levantó su arma, haciendo que al momento apareciera otra en su otra mano -Prefiero arrancarte la vida e irme sin pagar- el rubio sonrió -¡Oh! Mi maestro no estará nada contento con esto... seguro que me obliga a matarte, con lo que habría gustado ver una guerra de mafias en Fiore... es una pena- en un segundo, el rubio se había lanzado a agarrar al mafioso, un disparó se escuchó y el estómago del rubio estaba sangrando, más este ni siquiera lo notaba, cuando peleaba dejaba de lado el dolor, en ocasiones incluso le resultaba placentero, simplemente le arrebató ambas pistolas y le obligó a alejarse -Es una pena... sin esta pistola eres incapaz de usar tu magia... ahora, te daré 30 segundos para que me demuestres que mereces vivir, una sola palabra que no me guste y tu frente tendrá un tercer ojo- el mafioso estaba asustado, verdaderamente no era un mago del todo, necesitaba de una de esas pistolas para invocar a las demás, la magia de objetos era lo que tenía, sin ellos no se poseía magia, así, el mafioso comenzó a hablar -Yo.. soy el hombre más poderoso de los bajos fondos.. puedo... puedo recompensarte..- el gatillo fue apretado y un agujero se produjo en la frente del hombre, entonces cayó al suelo y el rubio tiró el arma -Es interesante... pero no me agrada estar por debajo de nadie... soy un príncipe, no un siervo... aagh- su armadura poseía un agujero y este estaba sangrando, aquella bala penetró de forma sencilla en aquella armadura, por lo tanto, este tipo tenía buenos proyectiles pero no experiencia en el combate, no había mérito alguno en matar a alguien sin poder alguno, el príncipe se apoyó en la misma roca de antes y gastó una broma a la mujer de pelo rosa que sin duda alguna habría visto aquella escena -Y dicen que los príncipes tenemos sangre azul.. la mía es muy roja... aagh... seguro que te asustaste por un momento... aagh... es divertido- dijo mientras se observaba la mano y la veía llena de sangre, la herida no era mortal, pero el dolor estaba presente.
avatar
Kain D. Mordred
Raven Tail
Raven Tail

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 04/03/2014

Datos del Mago
Rango: A
Nivel: 1
Experiencia:
0/0  (0/0)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Recuerdos escritos en oscuridad [Natasha - Privado]

Mensaje por Natasha A. Korsakova el Dom Mar 09, 2014 6:01 am

Suspira un poco ante sus palabras, demasiado enredadas para su gusto, todo lo que aquel hombre decía era confuso, Natasha odiaba la confusión, entre muchas otras cosas, confundirse era no tener algo en claro; si dudabas te hacías débil pues esos momentos te costarían caro. Que podía decir, en realidad nada. —No entiendo mucho lo que dice, lo intentare mas adelante. —le sonríe, haciendo su rostro más joven, más tierno y más inocente, si Natasha fuera inocente el mundo sería un mejor lugar.

Por un momento quiso seguir analizando sus palabras, pero se vio interrumpida por aquello que dijo, suelta una risita. —No, no estoy en un convento. Mi padre es demasiado sobreprotector, raras veces estoy a solas con un hombre. —en su gremio no había caballeros, por fuera solo trataba con clientes y solo eran relaciones comerciales. —Tampoco creo tenga una cola de seguidores, —o eso creía, sabía que podía entrar en la categoría de bonita, le gustaba llamar la atención y de vez en cuando jugar con algún joven, pero nada fuera de lo normal. —Usted si que debe tener a varias féminas rondándolo. —era educado, guapo, de porte aristocrático, es decir con dinero, eso imponía demasiado. Recibe la flor, regresa su abanico de guerra a su cadera y admira la rosa. Era hermosa… interesante magia la que poseía ese hombre, no sabía cuál era exactamente pero lo averiguaría eventualmente.

—Era, estamos cerca de Era. —de esa ciudad se sabía realmente poco, conocer a alguien que sabía de ella simplemente era inesperado y magnifico, que mejor oportunidad que visitarla, eso haría o quizás no, todo dependía de quien fuera este sujeto, regreso al presente cuando el rubio había mencionado a Magnolia. —Un día, eso es demasiado. —y lo era. Quiso maldecir en voz alta, pero se guardo eso, prefirió poner su total atención en el detalle de que este hombre odiaba a FT, Natasha no lo odiaba mas tampoco lo alababa. Tenía magos fuertes que alguna vez quisiera enfrentar pero hasta allí llegaba su interés con ese gremio. —Necesito un lugar más cerca, para pasar el día y la noche.

Un instante puede cambiar todo, era algo que tenia bien en claro la sirena, cuando apareció aquel hombre su instinto le susurro que no era una buena persona, se refugió detrás del hombre de armadura  por seguir en su papel, pero también era una forma estratégica de percatarse de la situación y analizar qué es lo que haría. Lo que vino a continuación fue sumamente rápido, una pequeña discusión en donde descubrió que había un paquete colgado, que ese hombre era cliente del rubio, que el anciano era un criminal, en consecuencia el caballero de brillante armadura también. El asesinato fue rápido sin dudar y Natasha estaba muda, había visto cadáveres, pero nunca había presenciado un asesinato en primera fila, nunca había visto a alguien morir y que sus ojos se fueran apagando de poco a poco.

Frunce el ceño porque un recuerdo, resguardado tras capa y capas de conciencia emerge de la profundidad de su mente, cuando lo vio claramente lleva su mano a su boca para evitar que un grito salga de ella, ella había asesinado, cierto que hoy día ella era algo, demasiado, violenta con sus enemigos, siempre los dejaba por demás lastimado pero nunca había asesinado, la mayoría de las veces simplemente los había llevado ante las autoridades, dejado discapacitados, pero en este momento se dio cuenta que lo había hecho en una ocasión, su piel pálida se volvió mucho mas blanca ante el recuerdo, su respiración se volvió más acelerada y miro como aquel rubio se sienta, herido, la visión de la sangre fue demasiado para ella. EN este momento era detonante para que más y más recuerdos vinieran a su cabeza. Negó frenéticamente queriendo olvidarlos, queriendo volverlos a enterrar y que permanecieran de esa manera.

Lleva sus brazos alrededor suyo y se abraza, la rosa que antes había cogido con cuidado para no espinarse ha terminado en el suelo, se siente perdida e irónicamente no se encuentra, no sabe qué hacer, alejarse del rubio sería una buena idea, —yo… —no sabe que decir. —Tú… —por un momento regreso a ser una niña de 12 años que no sabe cómo enfrentar una situación.


_________________

avatar
Natasha A. Korsakova
Mermaid Heel
Mermaid Heel

Mensajes : 47
Fecha de inscripción : 25/02/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Recuerdos escritos en oscuridad [Natasha - Privado]

Mensaje por Kain D. Mordred el Dom Mar 09, 2014 9:36 am

La muchacha al parecer se estaba confundiendo con las palabras entreliosas de aquel hombre de brillante armadura, bueno, en cierto sentido era normal, sus palabras era realmente complicadas para cualquier persona que no estuviera acostumbrada a escucharle, así, el caballero de oro simplemente afirmó algo -No, no lo intentes, hazlo o no lo hagas, pero no lo intentes- otra vez hizo uso de sus palabras retóricas y sin sentido alguno en aquellas conversaciones, pero en realidad, tenían sentido, si lo intentaba estaba la posibilidad de fallar, pero si iba con el conocimiento de que podía hacerlo, entonces sería más sencillo, pues confiaría en sí misma y entonces, lo lograría.

El hombre escuchó una ligera risa ante los comentarios que hizo del convento, la verdad es que eran graciosos, el hombre quiso decir algo al escuchar aquello de su padre sobreprotector, pero recordó algo, el suyo también lo fue hasta el momento del accidente y eso fue lo que casi le cuesta la vida, no estaba orgulloso de haberse ido sin haberle demostrado a su padre el poder que poseía, pero bueno, que se le va hacer, no se puede hacer mucho en realidad -Entonces, si tu padre estuviera aquí ahora mismo.. ¿me mataría por estar a solas contigo?- esperaba una reacción rápida, la verdad es que era una pregunta interesante, el caballero no había hecho nada si la respuesta fuera si y se vería en su propio derecho de matar también al padre simplemente para sobrevivir, pero fue entonces cuando escuchó lo de las mujeres a su alrededor -Más quisiera, eres la primera en 3 días... llevo todo ese tiempo fuera de mi... bueno, yo lo llamo hogar- dijo refiriéndose a Raven Tail, allí tendría alguna que otra fangirl, quizás alguna acosadora, pero, ¿qué iba a hacer si era tan atractivo? pero lo que más interesante le resultó al hombre fue la sorpresa al recibir la rosa de aquella mujer, parecía complacida al cogerla, pero, ¿qué le impresionaba tanto? claramente se trataba de un mago, tampoco había que tener un doctorado para saber esa verdad y por supuesto, el fuerte poder mágico que emanaba del cuerpo de la mujer también la delataba como maga, simplemente, el caballero le seguía el juego para evitar tener que afirmar ser un ilegal ante una posible maga de gremio legal.

La muchacha afirmó que estaban cerca de Era, en realidad, estaban a las puertas de la ciudad, desde el lugar en el que se encontraban podía verse parte de la ciudad y lo que era más impresionante, el castillo del Consejo Mágico, un lugar al que Kain le encantaría ir y acabar con la vida de todos los presentes, pero claro, era demasiado, demasiado peligroso para hacerlo y no podía permitírselo ahora, su poder no era tan alto, la mujer afirmó su necesidad de un lugar donde dormir, el rubio comenzó a pensar en algún lugar, la verdad es que conocía muchas posadas y ahora mismo el necesitaría ir a Era simplemente para que le atendieran la herida de su estómago, así, simplemente dijo -En Era hay posadas.. bastante baratas, no están mal, ¿puedo invitarte a cenar y te reservo una habitación?- la verdad es que eso fue una proposición indecente, pero la habitación que reservaría sería solo para ella, el rubio, en cuanto terminasen de cenar se largaría a Raven Tail a informar a su maestro, lo que más le preocupaba es que la guerra de mafias no se había llevado a cabo y seguramente la herida de su estómago no sería nada comparada con los azotes que su maestro le daría por haber matado a Capone, pero bueno, la verdad es que se lo merecía por tratar a las mujeres como objetos.

La muchacha parecía asustada, la herida del estómago sangraba bastante, el caballero que ahora estaba apoyado en la roca tenía una sonrisa, ¿qué mas podía hacer? esto eran gajes del oficio, si te mezclas con chusma puedes acabar con un disparo en el estómago, como no, por supuesto, el caballero observaba a la mujer que parecía totalmente asustada -¿Estás bien? No te ha dado ningún disparo... ¿verdad?- en un segundo, el caballero tosió y unas gotas de sangre salieron de entre sus labios y en el suelo vio aquella rosa que le había ofrecido, de nuevo, se había marchitado, los recuerdos del caballero habían afectado a esa rosa y la habían convertido de nuevo en una flor muerta, como pudo, se levantó y agarró la rosa que estaba en el suelo, así, floreció de nuevo y le dijo a la muchacha -¿Qué me dices de esa cena, te apetece? Y no te preocupes por mi cuerpo... es un simple rasguño- dijo tocándose la herida en intentando evitar que dejase de salir sangre, antes de nada necesitaría seguramente un médico.
avatar
Kain D. Mordred
Raven Tail
Raven Tail

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 04/03/2014

Datos del Mago
Rango: A
Nivel: 1
Experiencia:
0/0  (0/0)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Recuerdos escritos en oscuridad [Natasha - Privado]

Mensaje por Natasha A. Korsakova el Lun Mar 10, 2014 6:36 am

Su cabeza es un caos, los recuerdos poco a poco van tomando mas y mas espacio; dejándola voluble e indefensa, ¿Cómo puedo arreglarlo si no he sabido superarlo? Se pregunta la chica, con la respiración un tanto entrecortada. Nunca en sus mas locas fantasías, sueños o pesadillas hubiera pensado que presenciar un asesinato tan rápido, fuera a desencadenar todo una serie de problemas. Le echaba la culpa al rubio, pues cualquiera le hubiera servido; pues prefería eso a debatir que en verdad la que tenía la culpa de su malestar era ella, ella por su debilidad, ella por dejar todo de lado, ella por sepultar las cosas en lugar de afrontarlas.

Dejaba que el rubio tomara la responsabilidad, pues le era más sencillo de esa manera, lo miro cuando vuelve a hablar recordando las palabras; la conversación que antes había mantenido, antes de que aquel sujeto regordete se apareciera. Bien, esa conversación así como los planes que el había hecho para con ella serian su guarda, su salvavidas, tenía que aferrarse a cualquier cosa que evitara que siguiera recordando, aquel extraño caballero seria eso; lo usaría para sus propósitos, para su salud, para volver a enterrar todo. Si eso era un buen plan, se animo a si misma la muchacha. Trago saliva y descruzo sus brazos, cuando lo hizo quiso regresarlo, al parecer la chica necesitaba consuelo mas no confiaba en nadie para que se lo brindara.

El rubio se preocupaba por Natasha, en consecuencia la chica ríe de manera nerviosa por dos cosas: por la preocupación que este demuestra y porque él piensa que su actual estado mental se debe al suceso que había ocurrido no hace mucho y no a su inestabilidad propia. Se aclara la garganta y camina hacia él, se arrodilla y pone su mano en la herida haciendo presión, la sensación que la sangre le produce le da nauseas, quiere golpearse en ese momento, pues a ella nunca antes le había sucedido algo parecido. —Estoy bien, —agradece el no tartamudear. —Fue la impresión, eso es todo. —sigue haciendo presión. — ¿podría quitarse la armadura? No sé nada de curación pero puedo hacer un vendaje decente. —dice sincera, lo necesitaba para que la guiara a Era, por lo tanto lo necesitaba en optimas condiciones. —Y después quizás le acepte la invitación a comer, que me guie a una posada, en conclusión que me lleve a la civilización para olvidar todo lo que aconteció aquí. —dice esperando que él cumpla su pedido.


_________________

avatar
Natasha A. Korsakova
Mermaid Heel
Mermaid Heel

Mensajes : 47
Fecha de inscripción : 25/02/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Recuerdos escritos en oscuridad [Natasha - Privado]

Mensaje por Kain D. Mordred el Lun Mar 10, 2014 8:48 am

Verdaderamente, aquella muchacha estaba totalmente asustada, el caballero no podía hacer nada, pero observaba un gran miedo en sus ojos, entonces ella se agachó, parecía como si quisiera ayudarle, la verdad es que después de todo lo visto ni el propio hombre de armadura habría ayudado al otro si hubiera matado a alguien, bueno, en realidad, el caballero simplemente hubiese reído y habría torturado al herido hasta la muerte, pero esta vez, este se estaba comportando bien, por lo que se merecía que le tratasen, la mujer le pidió que se quitase la armadura, al parecer, aunque no poseyera capacidades mágicas para la curación afirmaba que podía hacerle un buen vendaje, de esta manera, el hombre comenzó a desabrochar los broches que unían la armadura a su cuerpo, primero quitó la coraza y la dejó en el suelo, lo que tenía que tener en mente es que cuando llegase a su gremio debía cambiársela rápidamente, de esta manera, quedó con la camiseta interior que portaba bajo la coraza, la cuál también se quitó mostrando un cuerpo esbelto, musculoso y atractivo, la herida se encontraba en uno de los costado del cuerpo, el derecho para ser más exactos, era un agujero en este lugar y sangraba, no caía mucha sangre pero la herida estaba bastante profunda, la mujer se estaba dedicando a hacer presión y el caballero no podía dejar de quejarse, pero que aquella mujer le quisiera ayudar ya decía mucho de ella, fue por eso que simplemente dejó de quejarse como un niño y calló para que la mujer pudiese trabajar en paz -Me alegra que estés bien... no me gustaría inmiscuirte en mis problemas- dijo el caballero observándola y mirándola a los ojos -Aaggh... Tampoco es necesario que hagas nada, no es más que un rasguño- él afirmaba que era un simple rasguño, pero en realidad sabía que esto le iba a costar mucho, sabía que le iba a doler de sobremanera y que si no estuviera allí aquella mujer se habría quedado solo y muerto hasta desangrarse, entonces, una sonrisa sarcástica apareció en el rostro del hombre, al parecer ella había aceptado el cenar con él, eso le pareció a parte de aprovecharse de una buena invitación, un gesto bastante aceptable para no saber tratar con hombres -Perfecto, aunque claro... olvidar lo que ha ocurrido aquí será difícil... no todos los días te encuentras con un mafioso que te exige entregar a una mujer como premio, ¿cierto?- la verdad es que aquel comentario que hizo el mafioso fue lo que encendió la mecha de la explosión de Kain, a pesar de su rango como "Mago Oscuro", Kain respetaba a todas las mujeres y no permitía que nadie les hiciera daño.
avatar
Kain D. Mordred
Raven Tail
Raven Tail

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 04/03/2014

Datos del Mago
Rango: A
Nivel: 1
Experiencia:
0/0  (0/0)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Recuerdos escritos en oscuridad [Natasha - Privado]

Mensaje por Natasha A. Korsakova el Mar Mar 11, 2014 12:14 am

Interiormente Natasha sonríe cuando el extraño hace caso de su pedido. Si la joven no estuviera tan perturbada como ahora se encontraba, es probable que se detuviera a admirar el torso esculpido de aquel caballero. Incluso ella podría apreciar a un buen espécimen.

Se perdió en el agujero que el rubio portaba en su costado derecho, era algo que no le agradaba ver, menos como corría la sangre; en estos momentos era su peor enemiga, la razón era sencilla la hacía recordar, los recuerdos la perturbaban, aunque podría entretenerse sabia que en estos momentos; ellos, los recuerdos, no la dejarían sola. ¿Qué puedo hacer para evitarlos? Era la pregunta que la pelirroja se hacía, mas no encontraba respuesta. Viendo al rubio un instante, algo en su cabeza le dijo: “desquítate con él, fue responsable de todo esto” se gira un momento, considerando esa opción, después de todo estaba débil no presentaría un gran reto.

Deja de hacer presión y busca entre sus cosas la venda, un pequeño kit de primeros auxilios. Eran magos, pero también humanos propensos a lastimarse, ella cargaba con eso por cualquier eventualidad, suponía que el rubio empezaría a sospechar de ella por el equipo que cargaba, pero podía seguir en su papel solo agregando el detalle de que era mago. —Bien empezare. —aviso, antes de desinfectar la herida, con alcohol y un poco de algodón, ardería de eso estaba segura, ella no sabía coser a las personas así que solo limpio a la perfección antes de empezar a vendarlo.

Se concentro en el trabajo, pues era mejor que perderse en su cabeza, quizá si esos recuerdos regresaran entonces sí que se desquitaría con aquel sujeto. —Yo —se cayó para morderse el labio, —supongo que gracias, hizo lo que hizo para defenderme, no negare que me sorprendió pero tampoco puedo dejarlo a su suerte después de todo. —miraba sus manos y como estas trabajaban sobre el rubio, además de todo era un buen pretexto, nada que ver con la realidad pero un buena excusa para poder quedarse y usar al extraño como entretenimiento para olvidar lo que había recordado.

A pesar de que el rubio decía que su herida era un rasguño, no parecía eso exactamente. Cuando la sirena termino su trabajo, lo admiro y desvió la mirada, verlo fijamente no era de buena educación, su padre se lo repetía constantemente. —Listo, —dijo antes de intentar llevar un mechón de su cabello detrás de una de sus orejas, sin embargo cuando levanto su mano se da cuenta que está llena de sangre, sangre de aquel hombre. Impaciente busca un poco de agua para limpiarse, no le gusta como se ve. —Podemos irnos cuando quiera. —de no hacerlo iría a ver que había detrás del árbol que había señalado con anterioridad el rubio.

_________________

avatar
Natasha A. Korsakova
Mermaid Heel
Mermaid Heel

Mensajes : 47
Fecha de inscripción : 25/02/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Recuerdos escritos en oscuridad [Natasha - Privado]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 :: Reino de Fiore :: Era

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.