Afiliados Élite (00/40)
Hermanos (00/05)
Directorio (00/10)
© HARDROCK

Alexandra di Benedetto

Ir abajo

Alexandra di Benedetto

Mensaje por Alexandra el Jue Ene 30, 2014 4:54 am

Alexandra di Benedetto
Edad:
23 Años
Orientación Sexual:
Homosexual
Gremio:
Mermaid Heel
Rango:
Asistentes Clase A
Magía:
Magia de Escritura (Runas)

Descripción Fisica:
Es una mujer bastante alta, sus extensiones son largas  y de expresión delgada, habidas de habilidad para correr si necesita correr, sus extremidades superiores son fuertes y  resistentes, es más se puede notar si hace alguna broma y frunce el músculo de los brazos, haciéndose notorio ese músculo ceñido a su piel. Al ser una mujer tan alta ni siquiera le hace fatal tener que alzarse sobre zapatos altos para que reafirmen su figura ¡Es más! No le gusta llevar zapatos altos porque sería demasiado extraño verles incluso el cuero cabelludo a los demás compañeros suyos ¿No? Su piel es muy morena, tanto que parece que destella de ella un brillo semejante al dorado cuando el sol cubre su piel y una peculiaridad es que a pesar de ser tan morena y de tener el cabello oscuro como el ala de un cuervo; Tiene unos ojos azules de un color añil semejante al color del cielo cuando está despejado.  Su estilo de vestir es holgado aunque casi siempre suele añadir a su vestuario alguna prenda de color azul, alguna pulsera o alguna chaqueta fina para no parecer tan rutinaria en sus prendas. Sobre todo los colores que resalten bien con su bonito color de tez, como un azul eléctrico o un rosa palo, el verde oliva… Aunque es un poco maniática y prácticamente llega a tener sobre su cuerpo alguna chaqueta pues estaría remangándose las mangas cada vez que estas volviesen a bajar.
Descripción Psicologica:
Alex no se considera una mujer muy madura porque cree que el mejor símbolo es el de la infancia y la inocencia además ¿Dónde está el punto de madurez? ¿O el simple hecho de reconocerse como maduro ya es propio rasgo de la inmadurez? Tal vez, la palabra que le represente como tal es responsable, responsable y segura de lo que debe hacer en una situación que convenga algo más de dos minutos de meditación. No es un genio, no es una gran mediadora de cabeza fría, pero sí sabe cómo comportarse ante los demás o ante los de más rango. Tiene un gran sentido materno que le hace proteger a las personas que son de menor edad que ella o de estatura incluso, también a las personas que son familiares a sus ojos, amigos o allegados, sería capaz realmente de “asesinar” a alguien si tocasen un solo pelo a cualquier persona que osase hacer daño a alguien de su círculo de amistades, el simple hecho de pensar que alguien puede hacer daño a alguien tan fácil le hace flaquear. Principalmente no se cataloga como una mujer egocéntrica en ciertos aspectos, primero; piensa en los demás antes que en ella misma  antes de actuar para saber las consecuencias y antepone la situación de cualquier persona a la suya para luego dar una opinión personal Segundo: Sabe que no todas las personas no son tan agraciadas pues hay gente en los círculos donde ella se mueve que son más débiles o más tímidos y mira mucho por ese tipo de personas, es una mujer a la que le gusta ayudar.

Respecto al nivel laboral podría decirse que se conoce muy bien, conoce sus límites, conoce cada parte de su saber ¡Es obvio! Dioses es bastante trabajadora, podría decirse que se conoce tanto y tan bien que es casi imposible que dude a la hora de ejecutar un movimiento que podría conllevar problemas y por eso suele mostrarse demasiado segura y atenta a cada cosa que hace, sin distraerse, sobre todo cuando la vida de otras personas se implican en sus manos ¿No es maravilloso poder ver en un rostro la sensación de alegría y tranquilidad? Esa misma seguridad le hace mostrar lo que es capaz de hacer, le encanta mostrar que puede arreglar cualquier conflicto con simples palabras y sonrisas, y le gusta dar lecciones. ¡Adora trabajar! Su vicio es el trabajo y sobre todo destacar en él, no le importa trabajar con tal de poder expresar su arte a la hora de desenvolverse en él ¿Acaso hay algo más bonito?
Historia:
Alexandra nació en una humilde familia que se dedicaba a recolectar frutos y revenderlos si sobraban del día a día de la comida, aunque poco después de la crisis su padre tuvo que entregar su libertad a cambio de conseguir algo que fuera similar a una piedra preciosa para poder pagar las deudas del parto de su esposa tras tener a su única hija. Trabajó durante tantos años bajo el sol que solo se acarreó problemas de salud y achaques por los continuos latigazos de los invasores a esas tierras donde el sol azotaba con fuerza. Sin embargo cuando Alex nació vio en sus ojos el alma de una gran persona y supuso que tendría que trabajar todo lo que fuese necesario para hacer que su hija saliese del infierno en donde había nacido, esos ojos, esa sonrisa desde tan pequeña, el agua fluía por ella, tenía que evitar que le sucediese algo a ella y a su familia. Pasaron los años y ese bonito bebé creció entre su pueblo, las sonrisas de todos los días, el ajetreado mercado y sobre todo la humildad.

Con el tiempo, la joven quiso ayudar a su familia, trabajando primero en el campo las horas que su padre le había establecido, luego vendía los alimentos para ganar más alimentos y así hasta que la de ojos azules quiso ayudar a su padre en la búsqueda de diamantes, a pesar de las advertencias de su progenitor, él no quería que ella sufriese los latigazos que a él le habían propinado, ni quería que una pistola apuntase la cabeza de su preciada y hermosa hija. Ella trabajó hasta los 19 años a sol y a sombra ayudando a su padre en la búsqueda que esos individuos establecían, pero jamás presenció una muerte, tal vez, por el sector  en el que su padre había tratado de dividir para que ella no sufriese daños, sin embargo, fue apenas cuando la alegría volvió a la familia cuando la madre de Alexandra dio a luz a otro pequeño ser bajo el caluroso sol de agosto, el recién llegado a la familia no tenía los ojos de su hermana, sus ojos eran de color ámbar o miel y su tez incluso más pigmentada, era un niño, el niño más hermoso jamás nacido en aquellas tierras. Fue una noche calurosa del mes de Septiembre cuando su padre vino alterado a la pequeña cabaña en la que vivían, a lo lejos podía escucharse los gritos y llantos a sus espaldas, incluso podía oírse los disparos. Su padre entró tan alterado que sólo sacó del brazo a su hija, ya una esbelta jovencita de hermosas dotes y buen saber, también retuvo entre sus brazos al pequeño de apenas un mes de edad y en un paño ensangrentado le entregó algo que jamás sus ojos habían logrado ver, era brillante y su resplandor alumbraba sus orbes marinas, no hicieron falta palabras cuando su hermano quedó encomendado a sus brazos, huyo. Huyó tan lejos como pudo, corrió tanto como sus piernas le permitieron y aferraba a su hermano que gritaba y sollozaba por los movimientos bruscos de los que se advertía su hermana al correr, correr hacia una nueva vida, correr lejos de allí.

Sin embargo los disparos cada vez se oían más fuertes y los gritos de sus padres, los gritos de sus vecinos, la gente corriendo de un lado a otro de la calle, sentía los ojos llenos de lágrimas y el consuelo de no ver nada si no se secaba los ojos, sin embargo seguía corriendo, corriendo a donde creía verse segura pero…. ¿Y si pisaba una bomba? Sólo de escuchar el “tic tic tic” activarse bajo ella ya le hacía sollozar y no por ella, sino por su joven hermano que chillaba cada vez más fuerte, alterado. En uno de los distritos polvorientos, respirando para recomponer su alma inquieta, entró en una de las cabañas sin saber si acaso su hermano tendría futuro, envolvió junto con él el diamante en las mantas con las que sus ahora ya difunto padre le había entregado y cogiendo otra manta, envolviendo una vieja vasija echó a correr nuevamente. Todo pasó por imágenes donde, la arboleda esta vez le rodeaba junto con gritos y disparos alocados que revotaban en las piedras, destruyéndolas, en los troncos de los árboles, ella sabía cuál era su destino y sabía que no pararían hasta coger el diamante, sin embargo éste lo dejó junto a su hermano, ella se sacrificaría por los dos. Y tras varios pasos un disparo resonó entre el silencio espectral de la pequeña arboleda que rodeaba Freetown. La vasija cayó al suelo  y se hizo añicos, después su cuerpo cayó a una distancia paralela de la vasija, y poco a poco, los sonidos volviéndose opacos, lejanos de sus ojos acuosos, fluyendo como fluye el agua, la sangre del disparo en una zona cercana a su pecho.

No supo si seguía viva o no, solo escuchaba pequeños ecos y parecía que todo se había vuelto como borroso, esa sensación envolvió lo que era, tal vez un ente, tal vez una luz hasta que uno de esos seres extraños, alados, paso volando por lo alto de su borrosa mirada. Sin duda alguna era un Dragón, de esos de los que había escuchado historias disparatadas en el trabajo junto a su padre. Tras eso se despertaría con varias vendas en su cuerpo en un hospital o, mejor dicho, la enfermería de un gremio de magos.

Poco después la idea de haber visto un Dragón la llevo a investigar sobre ellos, correr sola por unos años de un lugar a otro conociendo diversos tipos de magias y entes especiales llegando incluso a enterarse de la existencia de los Dragon Slayer capaces de asesinar tan hermosas bestias. Un arte mágica que ella misma se dedico a aprender sin éxito alguno ya que era demasiado compleja aun para un mente como la de ella decidida a conseguirlo. Poco después termino aprendiendo el tipo de arte por escritura que le serviría para investigar y centrarse en lo que quería conseguir mientras que su destino la llevo a encontrarse con Mermaid Heel, un gremio de magas con el cual podría al menos financiar sus investigaciones y mantenerse. Ahora solo le queda el tiempo y sus ganas de encontrar a aquel Dragón dorado que seguramente tenia a su hermano, la única pista que le quedaba de una supuesta ubicación para encontrarlo...

Gustos:
- Erza Scarlet
- Los dulces
- Proteger a aquello que crea requieren de su portección
- El sake
- Los días de verano o soleados.
- La moda y las revistas de la misma.
- Los zapatos comodos y ropa.
- Ir de compras y arrastrar a alguien a acompañarla.  
- Morir de risa con las bromas que rara vez realiza.
- Su katana.
Disgustos:
- Los ladrones.
- Los pervertidos, a los cuales detiene con un puñetazo o patada.
- Que hablen mal de alguien que quiere.
- Ver deprimida a la gente que quiere.
- Que toquen su pelo sin permiso.
- Que las personas se vayan u hagan algo sin dar ninguna explicación o dejar algún rastro.
- Su cumpleaños, le trae malos recuerdos.
- Que se burlen de su altura o similares.
- Que no aprecien su belleza.
Otros Datos:
- Posee una katana llamada Cielo nocturno

_________________

Narro // Hablo // "Pienso"
avatar
Alexandra

Mensajes : 6
Fecha de inscripción : 29/01/2014
Edad : 25
Localización : En casa con Erza (?)

Datos del Mago
Rango: A
Nivel: 1
Experiencia:
0/0  (0/0)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Alexandra di Benedetto

Mensaje por Alexandra el Jue Ene 30, 2014 7:47 pm

Ficha terminada~

_________________

Narro // Hablo // "Pienso"
avatar
Alexandra

Mensajes : 6
Fecha de inscripción : 29/01/2014
Edad : 25
Localización : En casa con Erza (?)

Datos del Mago
Rango: A
Nivel: 1
Experiencia:
0/0  (0/0)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Alexandra di Benedetto

Mensaje por Lisa el Jue Ene 30, 2014 10:12 pm

avatar
Lisa
Mermaid Heel
Mermaid Heel

Mensajes : 351
Fecha de inscripción : 18/11/2013

Datos del Mago
Rango: A
Nivel: 2
Experiencia:
47/50  (47/50)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Alexandra di Benedetto

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.