Afiliados Élite (00/40)
Hermanos (00/05)
Directorio (00/10)
© HARDROCK

Maid Café is open [Libre]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Maid Café is open [Libre]

Mensaje por Lisa el Dom Ene 26, 2014 2:13 am

Crocus, la capital de Fiore, era una ciudad hermosa admirada no solo por su significado político, sino también por su importancia social. Era ahí donde se celebraban los Juegos Mágicos donde se escogía el gremio más poderoso, pero no solo eso, sino también era un gran punto de reunión para turistas curiosos y comerciantes con buen ojo para los negocios. Por eso mismo, las calles de la ciudad siempre se veían repletas de gente realizando compras o siguiendo sus rutinas de jornaleros. Aunque fuera cual fuera su razón para estar ahí, por alguna extraña razón, todos parecían transmitir un aura de alegría que invadía toda la ciudad volviéndola acogedora incluso para el más patán. Esa mañana soleada, ese sentimiento parecía aumentado respecto a otros días; no por algún evento cercano, sino que, simplemente, la llegada del verano se hacía notar fuertemente.

Una extranjera se encontraba en la ciudad, pero no por turismo como muchos, sino que tenía que realizar una misión. Y claramente destacaba entre el resto de la gente, no solo por su expresión seria que contradecía el aspecto feliz que aquellas transitadas calles mostraban, sino porque no era una persona entre el resto, sino una maga de Mermaid Heels, “La Serpiente Albina Lisa”. Esta vez su misión consistía en ayudar en un café conocido por todo Crocus por su dulzura y por ser la parada de muchas chicas con deseo de algún dulce y un sitio tranquilo donde conversar.  

Tal misión no parecía ningún problema para la chica que consideraba el servir a unas damas una tarea amena y fácil, además de gratificante emocionalmente, pero sobretodo económicamente. Sin embargo algo había escapado de sus cálculos, y es que nunca imaginó que debería vestir un atuendo para realizar su trabajo, y no uno cualquiera, sino uno de sirvienta. Y si ya era incómodo el pensarlo, al vérselo puesto se planteó el renunciar a la misión, pero su orgullo era demasiado. Aquel traje sacado de las películas antiguas y los deseos más obscenos de los hombres era completamente ajustado: marcando así toda la parte superior de su cuerpo incluyendo su busto; no tan grande como el de ciertas mujeres sacadas de las revistas censuradas,  pero sí lo suficientemente como para excitar a cualquier hombre. Y si por eso no otorgaba suficientemente sensualidad, la falda acababa justo con el empezar de sus muslo haciendo imposible el agacharse sin provocar alguna hemorragia repentina de un hombre. Nunca había pensado que hubiera faldas más cortas que las que ella solía usar, pero esta era tan corta que era imposible esconder un solo cuchillo debajo de la misma, por lo que tuvo que dejar sus armas junto con sus ropas.

Con una mirada asesina que no era nada disimulada y que encajaba en el conjunto de su rostro enojado, salió del vestuario dirigiéndose inmediatamente hacia la gerente del mencionado local que no podía sacar de su rostro una particular molesta sonrisa –Oe.. oe… ¿qué significa esto? En la misión no constaba nada de vestirse como una sirvienta ni que fuera esto un Café de Maids- la anciana tomó las manos de la albina rápidamente entre las suyas -Lo sé, y lo siento. Pero necesitaba una sustituta rápida para Mary, y así era más fácil encontrar una. Además, normalmente solo chicas frecuentan este lugar, así que no deberías sentirte tan avergonzada- su voz sonaba sincera y parecía estar suplicándole, pero a Lisa eso le importaba muy poco, la empatía no era su fuerte, después de todo su pare le había enseñado a preocuparse por sí misma y no por el resto – ¿Me puedes explicar entonces por qué las ropas son tan provocativas? ¿Qué tipo de mujeres frecuentan el lugar?- retiró sus manos y las llevó a su falda tirándola hacia abajo con miedo de que se viera alguna cosa que no debiera ser vista y expresando su desagrado hacia la vestimenta -¿Realmente eres mujer?- negó con la cabeza preocupada por la falta de feminidad  y encanto de la joven que estaba desaprovechando los años en los que su gran belleza más destacaría -Esto no es para satisfacer a nadie, solo que una mujer debe sentirse bella y atractiva a todo momento- la anciana sonreía emocionada por sus palabras como si en lugar de una estupidez fuera un modo de vida y eso molestaba a Lisa, porque empezaba a sentirse burlada –Así que sal fuera, y haz que esas damas pasen un buen rato con nuestros dulces- pasó la mano por su cintura y la acercó a la puerta que daba a la cafetería donde se encontraban las clientas –y sobretodo, sonríe- la mujer empujó a la chica fuera de la cocina con una ruidosa nalgada que hizo que los colores se le subieran  y ella entrara en acción.

Lisa se vio rodeada de un animado ambiente que tomaba lugar entre unas paredes rosadas, sintiendo como tanta dulzura pronto la haría desmayar. Las chicas charlaban animadamente abusando de los diminutivos y otras palabras que ella nunca pronunciaría en su vida y las camareras se movían con naturalidad con aquellas ropas tan atrevidas mostrando una amplia sonrisa a las clientas que serían sus amas mientras su estancia ahí perdurara. La albina cubría su cuerpo como podía mostrando una cara de claro enojo, pero cuando sus ojos acabaron de recorrer el local comprobando que no había ni un solo hombre en la vista, se relajó. Por el orgullo de Mermaid Heels, no podía dejar a medias así que se armó de valor dirigiéndose a la puerta, esperando a la clienta a la cual servir. Sonó el particular sonido que aquella curiosa y exageradamente decorada puerta hacía siempre al abrirse e, inspirando exageradamente, la joven se inclinó haciendo una reverencia a la clienta recién llegada – Bien…Bienvenida, mi ama- le costó empezar con la frase cordial que todas ellas pronunciaban al recibir un cliente, pero finalmente pudo decirla soltando todo el aire que había acumulado en sus pulmones de un golpe. ¿Pero era de verdad una chica a quien debería servir?

Off-rol:
Puede unirse quien quiera al tema mientras no lo deje colgado y responda a su turno, o avise si no lo va a hacer. Los integrantes de momentos somos: Akira, Xerxes y yo. ¡Únanse!
avatar
Lisa
Mermaid Heel
Mermaid Heel

Mensajes : 351
Fecha de inscripción : 18/11/2013

Datos del Mago
Rango: A
Nivel: 2
Experiencia:
47/50  (47/50)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Maid Café is open [Libre]

Mensaje por Xerxes Break el Dom Ene 26, 2014 11:07 am

Xerxes caminaba feliz entre las ciudades de la capital, golpeando con su bastón el suelo para guiarse atraves de los sonidos que regresaban. Pero en la más importante ciudad de todo el reino eso no era necesario, pues le llegaban sonidos de todas partes.

Pese a eso, la ciudad era tan grande, que incluso Xerxes se había perdido unas cuantas veces en la bulliciosa ciudad en anteriores visitas. No pudo guiarse con exactitud sin que fuese necesario perderse todas esas veces.

¿De dónde sacaba Xerxes todo ese tiempo? Simplemente cuando Elizabeth-sama estaba fuera del gremio haciendo una misión, si se enteraba que se escapaba de sus quehaceres seguramente acabaría con el otro ojo arrancado también. Era una terrible monstruosidad si se enfadaba, aunque sin ella en el gremio era algo más aburrido. Además Dante había salido de misión para ganar dinero, le había dicho a donde pero no lo recordaba por el beso que le dió antes de marchase, se derretía sin poder evitarlo por su culpa. El rostro de Xerxes se ruborizo recordando lo ocurrido la otra noche, pero siguió con su semblante hasta recuperar los colores normales.

Así que, aburrido, decidió escaparse una vez más, en busca de un particular establecimiento de dulces que había visitado la última vez. Sin duda la debilidad de Xerxes eran los dulces que lo obsesionaban. Cada vez que viajaba era para encontrar sitios particulares como aquel.

Doblando una de las esquinas pudo llegar a captar el aroma a varios dulces que se respiraba en el aire. Fresa, chocolate, nata, vainilla, menta, etc. La boca de Xerxes estaba empezando a convertirse en agua a medida que se acercaba. Pero no había expresión en su rostro feliz que expusiese ese nerviosismo, solo los pasos de él que se hacían cada vez más y más rápidos.

Una vez frente a la puerta una muchacha del establecimiento le recibió dándole la bienvenida tal cual fue la última vez.

-Bien…Bienvenida, mi ama- Dijo la chica que lo recivio un tanto nerviosa y avergonzada, parecía ser nueva allí. Xerxes se le escapo una pequeña risa, le hacía gracia el haber sido tratado como mujer. Pero no le dio más importancia. Simplemente guió su ojo hacia aquella voz- Buenos días my lady -Correspondió al saludo de forma educada, entrando después al establecimiento de manera feliz y despreocupada con una gran sonrisa en su boca.

_________________
avatar
Xerxes Break
Sabertooth
Sabertooth

Mensajes : 196
Fecha de inscripción : 16/01/2014
Edad : 22
Localización : Con Dante

Datos del Mago
Rango: A
Nivel: 6
Experiencia:
18/50  (18/50)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Maid Café is open [Libre]

Mensaje por Lisa el Dom Ene 26, 2014 1:46 pm

Al oír una risa, elegante pero no muy femenina, poco a poco la cabeza de la chica se alzó para ver quien tenía delante, y ahí su pesadilla se hizo realidad.  No era una bella mujer con una larga melena y un cuerpo esbelto, o directamente, no era una mujer. A pesar de que no era un bárbaro como la mayoría de hombres que se topaba normalmente, y que tenía una figura muy esbelta que era resaltada por su altura, claramente pertenecía al género que ella tanto odiaba. Sus ojos, exageradamente abiertos por la sorpresa, lo analizaron de arriba a abajo rápidamente. Era un chico de cabellera blanca  como la suya, elegante, alto y ciertamente atractivo, todo había que decirlo; pero lo que resaltaba en él es que su ojo derecho era el único visible, el izquierdo era cubierto por unos mechones de pelo que caían sin dejar ni una esquina por la cual indagar.

Parecía ser que burlarse por su error no había sido suficiente para el chico que ahora la trataba de “my lady”, o al menos, Lisa, influenciada por su particular odio hacia ese sexo, lo veía así. Su rostro no mostraba una sonrisa o algún tipo de expresión amigable, más bien todo lo contrario, aunque supiera que debía ser cortés con el cliente. Sus manos se formaron cerrando unos puños y sus dientes presionaron con fuerza su labio inferior, intentando contener la rabia que por ella brotaba. La vida de aquel chico perecería ahí mismo, sería cuestión de segundos, ya que la albina no estaba dispuesta a dejar que ningún hombre saliera vivo después de verla así.

Para suerte del chico, antes de que pudiera siquiera hacer algo una luna brillante se interpuso entre ellos -¿Qué esperas, Lisa-chan? Lleva el cliente a la mesa cuatro y atiéndelo- la enorme luna salvadora resultó ser una simple bandeja circular que una chica de cabellos negros le extendía para que cumpliera con sus obligaciones –Pero… pero es un hombre- comentó en alto sin molestarse por si incomodaba al chico o alguien la escuchaba, mientras con una mano tomaba la bandeja y con otra jalaba de nuevo su falda hacia abajo preocupada por estar mostrando unas gratificantes vistas al chico –No sé a qué te refieres. Tan solo cumple con tu deber o la gerente llamará a tu maestra- ese comentario no pasó de largo como todos los otros que le habían hecho desde que entró allí, últimamente aquella mujer le echaba grandes broncas porque su odio hacia los hombres solo entorpecía las misiones, y no quería oír una nueva.

Sus ojos se entrecerraron dando a entender que eso le molestaba, y con cierta dificultad, mostró una sonrisa, que más que eso parecía una mueca con la que intentaba sacarse algo de entre las dientes –Por favor, sígame, amo- con la última palabra su corazón paró en seco notando como su orgullo era poco a poco destruido a trocitos que nunca más podría recuperar, esta misión dejaría unas marcas imborrables, algo que nunca superaría. Caminó frente al chico, tapando la parte posterior de su falda con la bandeja que ahora sostenía con ambas manos y que revotaba contra sus muslos a cada paso. Finalmente llegaron a la mesa cuatro, era una mesa recogida, es decir, apartada de la gente y en la que se respiraba un aire muy acogedor y privado.

La chica, inexperta pero astuta, al ver la carta sobre la mesa supo en seguida qué hacer, la tomó y, como un caballero que ayuda a sentar a una dama, hizo lo correspondiente con el joven. Luego, sonrió forzadamente de nuevo y se dobló de nuevo haciendo una reverencia con la que alargaba la carta al peliblanco para qué él pudiera escoger el dulce que quisiera –Aquí tiene, amo- sentía punzadas al decir eso, pero en seguida le quitó importancia al notar que había algo más grave, ese traje daba una entrada al paraíso cuando una chica se doblaba hacia un hombre ya que dejaba mucho a la vista, siendo el vestido tan descotado. Rápidamente se reincorporó notando como un ardor subía por ella arriba, concentrándose en sus mejillas las que se habían teñido de rojo. Intentando ocultar algo como un sonrojo cubrió su rostro con la bandeja y su mano libre la llevó hacia su falda la cual jaló hacia abajo -¿Ya se decidió, amo?- preguntó impaciente y molestas, casi olvidándose de sonreír, e ignorando el problema que los chicos tendría para leer la carta, puesto que estaba tan centrada en sus ropas que ni de eso se había dado cuenta.

Off-rol:
No me alargué mucho, pero porque era solo para ir haciendo tiempo hasta que Akira postee
avatar
Lisa
Mermaid Heel
Mermaid Heel

Mensajes : 351
Fecha de inscripción : 18/11/2013

Datos del Mago
Rango: A
Nivel: 2
Experiencia:
47/50  (47/50)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Maid Café is open [Libre]

Mensaje por Xerxes Break el Dom Ene 26, 2014 3:42 pm

Xerxes, ya estático en el interior del local pero cerca de la salida de este, escuchaba con atención la conversación entre ambas empleadas, fijando su ojo carmesí en aquel punto y sin borrar su sonrisa casi traviesa. Su voz le recordaba a la de Elizabeth, era una voz joven y dulce, pero fría y dura a la vez.

Por la rabia con la que la nueva empleada emitía aquellas palabras, al principió pensó que habría hecho algo que seguramente había ofendido a la señorita que le dio la bienvenida, pero a los pocos segundos entendió que simplemente ella sentía rabia hacia los hombres y que no se molestaba en ocultar esa rabia hacia él, simplemente por haber nacido con ese sexo.

A pesar de ello parecía que acepto acompañarlo hasta su mesa y servirle a regañadientes en cuanto la otra empleado con la que discutía pronuncio una palabra. Entonces la sonrisa de Xerxes se hizo más amplia- ¿Maestra? -Se pregunto en su mente interesado, en cierto modo le daba igual lo que pensase ella, pero aquella palabra que capto su interés reconocía que ella no era una simple empleada nueva.

Para ejercer una profesión no hacía falta de ningún maestro o maestra que te instruye, a no ser que ella fuese una...- ¿...una maga?- Se pregunto Xerxes en un susurro discreto para que no lo escuchase.

Se limitó a seguir a la joven maga cuando le pidió que la acompañara, llegando a un lugar discreto del local por lo que podía apreciar debido a la relajante tranquilidad que se escuchaba allí, el único ruido era solamente el sonido de las camareras y los clientes, la mayoría mujeres, al otro lado del local, casi al fondo.

Luego de sentarse la joven maga le enseño el menú de la carta, algo gracioso pues Xerxes más allá de la oscuridad en la que vivía no podía ver nada, así que simplemente se quedo mirando la mesa mientras sonreía. Apreció que la joven dama que lo atendía empezó a hacer movimientos extraños por el sonido que hacía al moverse, aunque no sabía muy bien lo que había sucedido.

Cuando le pregunto nerviosa, algo que lo deduciría cualquier persona por el tono de voz, no se molesto en girar la cabeza. Simplemente movió su ojo carmesí hacía la voz, mirandola así de reojo.

-Uno de cada, my lady -Le contesto con simpleza sin apartar la mirada de ella. Independientemente de lo que ella fuese, el vino al establecimiento por aquellos dulces que haya servían. Quería probar todos los que pudiese, tenía dinero de sobra. Pero aquella dama atraía también su curiosidad.

_________________
avatar
Xerxes Break
Sabertooth
Sabertooth

Mensajes : 196
Fecha de inscripción : 16/01/2014
Edad : 22
Localización : Con Dante

Datos del Mago
Rango: A
Nivel: 6
Experiencia:
18/50  (18/50)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Maid Café is open [Libre]

Mensaje por Akira Natsuki el Dom Ene 26, 2014 10:24 pm

Ya habían pasado alrededor de dos horas desde que la gran nave de Greimoire Heart le había dejado a él allí, en Crocus. ¿Razón? Todo se explicaba si se volvía atrás unos días.

El gran maestro estaba dando vueltas en su sala de la nave cuando soltó un grito que retumbó por todo el conducto de ventilación hasta llegar a la sala en la que descansaba Akira -¡Akira Natsuki!, ¡más te vale que muevas tu trasero hasta aquí enseguida!- el sorprendido asistente no tuvo otra cosa mejor que hacer que seguir la órden del cabeza del gremio por lo que tuvo que ir hasta allí y esperar que le explicara la razón de aquel grito -Nos han informado que va a ir una persona muy importante a una especie de tienda de dulces de Crocus, y necesito un espía que escuche todo lo que pase en aquel lugar- al escuchar eso, el peliblanco se sorprendió y respondió halagado -Vaya, señor, no sabía que confiara tanto en mí, ¿y qué lugar es ese?- el maestro le miró con cara de sorpresa por la repentina pregunta ya que otro cualquiera no lo hubiera preguntado -Es el Maid Café-. Al escuchar esas palabras, el color tostado del rostro de Akira se volvió más blanco que su pelo -¡Eso es un centro de mujeres!- gritó a la cara del maestro lo cual no se tomó muy bien.

Horas después despertó en medio de una plaza de Crocus. Al parecer, el maestro le dio la paliza del siglo y lo dejó tirado para que fuera directamente allí. Caminando lentamente y con la capucha puesta tapando lo más posible de su cara, cogió aire con la boca y se armó de valor para entrar en aquel establecimiento repleto lo más seguro por mujeres. Abriendo la puerta con algo de prisa y sin mirar a nadie, se sentó en la mesa más lejana posible mirando al vacío mientras esperaba que la verguenza se le pasara rápido -¿Y para esto me uno a un gremio oscuro?- susurró mientras no levantaba la cabeza ni un centímetro.

_________________

Magic Circle:

Banda sonora tras una misión bien hecha:
avatar
Akira Natsuki

Mensajes : 48
Fecha de inscripción : 15/01/2014

Datos del Mago
Rango: A
Nivel: 3
Experiencia:
13/50  (13/50)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Maid Café is open [Libre]

Mensaje por Lisa el Mar Ene 28, 2014 10:42 pm

Sus ojos se abrieron desmesuradamente, sin poder evitarlo, al oír la comanda del joven albino. Quería un plato de cada… Algo difícil de procesar en el celebro de la albina puesto que no podía entender como alguien tan esbeltico podría ingerir tantos dulces, era algo imposible e incoherente. Así que decidió quejarse, pero no por él o por su salud, sino porque no podía permitir que por culpa de un hombre idiota se tirara la comida, aún y así debería hacerlo con una gentileza mínima -¿Está seguro de que quiere encomendar uno de cada, Amo? Eso es mucho y podría sentarle mal, y eso es lo que menos deseo, amo- su voz no llegó a sonar dulce, sin embargo, su sonrisa ya parecía más real, aunque no lo era, ya que de tanto forzarla los músculos de su rostro ya empezaron adaptar esa postura hasta aquel momento desconocida más fácilmente.

Sin embargo su intuición le dijo que discutir con el chico sería peor y solo acabaría más enojada y molesta por la situación en la que se encontraba, así que sin más dilaciones se volteó y fue camino a la cocina a hacer la comanda del chico. Pero antes se volteó, dando una advertencia, si así se le podía llamar – Amo, no me llame my lady, no es adecuado- su semblante parecía arrogante y serio, pero el tono rosado de sus mejillas seguía ahí, formando ya parte de su rostro de porcelana. Continuó con su camino hacia la cocina, aunque no estaba muy segura que ellas pudieran cumplir con el deseo del albino, pero su obligación era hacerles llegar el pedido, así que lo hizo.

Cuando salía de la cocina, después de saber que sí que podrán satisfacer el capricho de “su amo”, una mano cálida se posó sobre su hombro temblorosa, era la gerente -¿Qué quiere? No me diga que cometí algún error…- la gerente nehó con la cabeza y con la mano me indicó que bajara el tono, parecía que no quería que nadie se enterara –La chicas que están atendiendo fuera me dijeron que hay alguien sospechoso y que da un poco de miedo ahí fuera. Además negó ser guiado por las chicas y se sentó donde quiso. Eso no es un problema, la verdad, pero alguien debe atenderlo y ellas se entienden intimidadas para él- su voz era casi inaudible como un susurro, pero Lisa no tenía tantas razones para ser discreta -¿ Y pretende? ¿Quiere que yo lo atienda? ¿No sería más fácil echarlo?- su odio hacia los hombres le hacía siempre buscar la manera más fácil de no tener contacto con ellos, y sin duda, en esa situación esa era la mejor. La mujer de nuevo se decepcionó por la manera de pensar de la joven y le dirigió una mirada suplicante –Por favor- pero la albina no se dejaba llevar por súplicas –no podemos armar un escándalo frente a los clientes, sería nuestra ruina y la ruina del orgullo de vuestro gremio- así que ella no tuvo más que aceptar.

Salió fuera y su mirada empezó a recorrer el lugar en busca del famoso sospechoso, finalmente sus ojos se posaron sobre un chico de cabellos blancos y una cicatriz en el ojo, ciertamente tenía un aire misterioso, pero no él suficiente para impresionarle a ella. Sus ojos se entrecerraron y lentamente fue caminado hacia el chico creando una situación tensa para las camareras que murmuraban asustadas por lo que estaba a punto de pasar. Finalmente, llegó a la mesa ocupada por el inquilino desagradable y una sonrisa entrecortada se dibujó en su rostro sustituyendo su expresión seria –¿Puedo preguntarle que quería, amo?- notó como algunas miradas curiosas de las clientas la atravesaban –Y si no quiere nada, deberé pedirle que se retire, amo, no queremos problemas- su cuerpo se inclinó para evitar que nadie le escuchara lo que le iba decir en un leve susurro que solo a sus orejas debía llegar –O más bien, tú no deberías quererlo- su voz no vacilaba y su mirada felina se había puesta sobre el chico. En menos de un segundo, Lisa se reincorporó y retrocedió intentando mostrar su mejor sonrisa como si posara para un cuadro, aunque esa luz de expectación y amenaza no quería dejar sus ojos.
avatar
Lisa
Mermaid Heel
Mermaid Heel

Mensajes : 351
Fecha de inscripción : 18/11/2013

Datos del Mago
Rango: A
Nivel: 2
Experiencia:
47/50  (47/50)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Maid Café is open [Libre]

Mensaje por Xerxes Break el Miér Ene 29, 2014 12:13 am

Xerxes se divertía ante las palabras de la maga que hacía de camarera del famoso establecimiento, pese a su tono agrio de voz intentaba disimular la repugnancia que sentía hacia su persona. Supondría que lo ocultaría entre una forzada sonrisa, ya que era requisito entre todas las empleadas.

Siguió mirando aquel punto oscuro mientras sonreía, apesar de que los pasos habían cambiado de dirección. Una leve risa se le escapo de entre sus labios para luego contestar a la chica, lo suficientemente alto para escucharla:

-My lady, si quiere que no la llame así deléiteme con su nombre -Apoyo el codo en su mesa mientras con el puño cerrado de su mismo brazo apoyaba la mejilla derecha- Y no hace falta que disimule su desagrado sin causa hacia mí. Puede dejar de sonreír. Solo traiga uno de cada, tengo gran apetito para los dulces.

Luego que se fuera volvió a reír, y cerro su ojo intentando relajarse para escuchar el resto de sonidos del establecimiento. Comenzó a dar toquecitos con los dedos de su mano libre, imitando a la de una melodía similar a la de una cajita de música, que le traía recuerdos de viejos tiempos.

Luego de terminar de tocar la melodía, lentamente abrió su ojo carmesí hasta quedar totalmente abierto. Entre todas las voces había conseguido diferenciar una en particular, una muy familiar y que le agradaba. Esa misma voz estaba siendo atendida por la maga.

Volvió a cerrar su ojo y se levanto rapidez, para saludar con la mano como un niño pequeño hacia aquella voz y sonreír despreocupádamente- ¡¡Akira-kuuuuun!! -Su grito infantil se escucho por todo el establecimiento haciendo que fuese el centro de atención.

Salió al pasillo caminando con rapidez, acompañado de algún pequeño saltito hasta llegar a la mesa donde el chico estaba sentado e interponerse en la vista de la maga que lo atendía- Hace mucho que no nos vemos, my se-cret fri-end -Deletreo las últimas silabas lentamente mientras se acercaba con cada golpe de voz al rostro de aquel chico- ¿Te aburres tanto que te dio por acosarme en estos lugares? Ooooh, que lindo -Llevo las manos a sus mejillas, mientras reía con suavidad, haciendo movimientos extraños con su cuerpo. Luego lo agarró del brazo obligándolo a levantarse- Ven conmigo, pedí muchas cosas y necesitare ayuda para terminar- Le dijo para luego llevárselo a rastras hasta su mesa de nuevo en pasos agigantados que recordaban a las de un pequeño niño, dejando allí a la maga completamente ignorada.

Le dejo en un sitio de su mesa mientras el se sentaba justo enfrente, mirándolo- Qué alegría verte aquí ¿Qué te trae? No seas tímido admite que soy yo -Reía suave apoyando sus mejillas en las manos que apoyaba en la mesa sobre sus codos.

_________________
avatar
Xerxes Break
Sabertooth
Sabertooth

Mensajes : 196
Fecha de inscripción : 16/01/2014
Edad : 22
Localización : Con Dante

Datos del Mago
Rango: A
Nivel: 6
Experiencia:
18/50  (18/50)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Maid Café is open [Libre]

Mensaje por Akira Natsuki el Miér Ene 29, 2014 3:05 pm

No había pasado ni un minuto desde que el joven peliblanco entró a aquel establecimiento y ya todo el mundo que se encontraba allí le miraba descaradamente, sin cortarse un pelo, lo que hizo que llegara a los oídos de la encargada jefe y esta se añadiera a la observación. Solo había dos personas en el lugar que no se giraron al entrar, un chico de pelo claro y la "sirvienta" que le estaba atendiendo. Aquel personaje le sonaba de algo pero así, de espaldas, no lo reconocía con exactitud. Tras una leve charla en el interior del cuarto que había seguido de las cocinas, la mujer que dominaba a todas esas chicas le dijo algo a aquella doncella que se sumó a los muchos observadores, sin embargo esta no se cortó y fue directamente a por él. Quitándose la capucha para prepararse ante el huracán que se le venía encima, miró a aquella chica con el rostro infantil del que disponía desde hacía años, recibiendo así los deseos de la supervisora -que se fuera si había venido solo para pasar el rato- para luego recibir un regalo de la propia muchacha que suponía que una persona normal no diría -Vaya, vaya, parece que no me tienes miedo en absoluto...- susurró antes de cambiar su cara a una más sonriente para no entrar en disputa -¿Es que un pobre viajero no puede venir a un lugar dulce para relajarse, Enojada-chan?- dijo dramáticamente exagerado mientras no dejaba de sonreír.

Entonces antes de que pudiera pedir alguna cosa para que dejara de presionarle con aquella mirada asesina, un grito hizo que toda su piel se estremeciera. Sus ojos se movieron lentamente hacia el lugar donde antes residía aquel hombre familiar, para ahora terminar de reconocer su cara, su voz y su forma de actuar ante él -¿Xer...xes?- dijo lentamente mientras veía como este venía y comenzaba a hablarle en ese tono tan...irritante para su persona -No me hables de esa manera...- y antes de que terminara este le agarró del brazo y comenzó a llevarle hacia su mesa -Ah si, tomaré algo de beber, que sea un té dulce o algo parecido- dijo a la sirvienta de mal carácter. Todo esta historia improvisada tal vez le vendría bien para llevar a cabo su tarea y además descubrir quien es esa mujer que tanto odio parecía albergar en su interior.

Sentándose frente a Xerxes, un antiguo y extraño amigo, comenzó a acomodarse para hacer más llevadera aquella velada -Dime, Xer, ¿sabes quien es la mujer que te ha atendido? Parece que no habría dudado en patearme cuando me ha visto en mi mesa...- continuó mirando hacia la cocina, esperando que saliera para verla bien con sus propios ojos -Bueno...¿qué tal siendo un buenazo por la vida? Ya sabes mi posición en el mundo pero aún así no se por qué te sigo apreciando y no te atravieso con alguna de mis habilidades- y comenzó a reirse tras un momento de suspense.

_________________

Magic Circle:

Banda sonora tras una misión bien hecha:
avatar
Akira Natsuki

Mensajes : 48
Fecha de inscripción : 15/01/2014

Datos del Mago
Rango: A
Nivel: 3
Experiencia:
13/50  (13/50)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Maid Café is open [Libre]

Mensaje por Lisa el Miér Ene 29, 2014 9:29 pm

Aquella fresca y simulada sonrisa, que escondía una mirada rencorosa y una rabia contenida,  no se movió escuchando las respuestas del chico. Cabe decir que no la satisficieron mucho puesto que no era convincente, pero al recibir esas respuestas en alto no podía darse el lujo de atacar al mago y permanecer impune. Algo con ese chico que intentaba ocultar su naturaleza hostil tras una apariencia infantil no le gustaba nada, y su instinto se lo estaba advirtiendo a gritos, que hiciera algo al respeto. Sin embargo, su buen sentido y las palabras de su maestra la mantenían atada en dicha postura y con una sonrisa grabada como su alguien se hubiera divertido tallándola con un cuchillo, como solo los asesinos más depravados y repugnantes hacían.  

Intentando quitar la tensión que las palabras retadoras y burlonas del chico habían provocado, se limitó a encogerse de hombros ya mostrar una actitud despreocupada que la haría pasar por una tonta y evitaría que se descubriera que era una maga y un gran alboroto se armara -¿Yo? ¿Cómo puede decir eso, amo? Yo nunca podría tener miedo de mi amo, yo le respeto y le quiero- su voz sonó dulce aunque ciertos golpes de voz no pudieron salir más amargos al procesar las barbaridades que sus labios pronunciaban como si fuera algo normal. Pero remató sus palaras dando una delicada y elegante vuelta sobre sus pies en la que desgraciadamente no pudo evitar acabar de mostrar casi la totalidad de su muslo y terminó con una sonrisa, dando una apariencia natural y despreocupada a la chica, que a ella le repugnaba. Con la respuesta y la reacción de la chica de nuevo el café volvió a su situación habitual, pero no sin antes soltar una alegre carcajada que daba a entender que se habían asustado y preocupado por nada. Aunque sabía que eso no convencería al chico él cual empezaba a entender su naturaleza oculta que tan solo la gerente sabía, o al menos, deducía.

Tomó de nuevo con ambas manos la bandeja y se prestó a  escuchar la comanda del chico ya que si tanto decía que quería dulces, algo debería pedir, y al menos dar rendimiento al local. Pero antes de que pudiera preguntarle, el joven que también ella atendía se interpuso entre ambos y se lo llevó a su mesa. Parecía que se conocían de algo, y mientras el recién llegado no se mostraba muy entusiasta con la coincidencia, el otro joven estaba muy entusiasmado, aunque por lo que había podido entender, él lo era por naturaleza. Pero en cierta forma, eso solucionaba el problema, o se ocupaba del pegajoso chico o tenía que crear problemas, y era evidente cuál era su prioridad en ese momento, de hecho no había modo de que fuera otra ya que él lo obligó a irse con él.

Su intención era vigilarlos, pero los dulces ya estaban preparados para ser llevado a la mesa y la chica empezó a recorrer la misma pasarela, de la cocina a la mesa y viceversa, múltiples veces ya que era imposible llevar todos aquellos dulces de una sola vez. Era tanto el dulce que tan solo el mirarlo te hacía y venir punzantes dolores de barriga y malestar, estando ya la albina cansada de servirlos sin entender como las camareras podían soportar tal tortura. Como era obvio, tuvo que juntar hasta tres mesas para servir los dulces a los chicos a lo que las clientas no pudieron evitar mirar de reojo admiradas por que dos personas comieran todo y comentándolo en unos susurros que en unos segundos recorrieron toda la sala. Finalmente posó el último plato sobre la mesa soplando molesta por tener que hacer tanto ejercicio y sacrificios en una misión que se suponía simple, pero rápidamente lo disimuló con una sonrisa – Por cierto, amo ¿no les apetece nada para beber?– comentó al notar que la mesa estaba repleto de dulces pero no había ni un solo vaso o taza sobre la mesa con el que pudiera ayudar a hacer bajar tanta calidad de dulce. No le importaba mucho, pero era obligada a actuar a la perfección ahora que era el centro de atención de la gerente y las clientas, pero en su mente estaba lanzado mil improperios contra los dos chicos, mientras sus ojos y orejas esperaban un indicio que le permitiera entender lo que ahí sucedía.
avatar
Lisa
Mermaid Heel
Mermaid Heel

Mensajes : 351
Fecha de inscripción : 18/11/2013

Datos del Mago
Rango: A
Nivel: 2
Experiencia:
47/50  (47/50)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Maid Café is open [Libre]

Mensaje por Xerxes Break el Jue Ene 30, 2014 8:05 am

Xerxes sonreía mirando hacia el chico prestándole mayor atención, pero si desatender a los pasos que cada vez eran más frecuentes. Empezaban a traer los dulces y llenar poco a poco la mesa.

Con su sonrisa centelleante escogió un flan casero para comenzar, rodeado de nata y virutas de chocolate. Arranco delicadamente un trozo de este, llevándolo a la boca y degustándolo, mientras el resto del flan se estremecía. Seguía mirando a su compañía al que él llamaba Akira, dándole otro flan que allí habían dejado, de rema de fresa.

-Tú si eres un buenazo, un poco egoista pero lo eres -Dijo llevandose otro trozo a la boca- Como un niño mimado, no se que haces metido en ese gremio, no puedes matar ni una mosca-Susurro en voz baja llevándose otro trozo de flan a la boca, para luego relamerse los labios lentamente a la vista del chico- Y dime Akira-kun, hace mucho que no nos hablamos-Dijo en voz alta con un tono infantil para no levantar las sospechas, luego su ojo después se entrecerró sin dejar de mirarle- Dudo que estés aquí por ocio, no te veo frecuenciando estos lugares my secret friend. ¿Qué es lo que sucede? -Volvió a hablar en voz baja, con un tono de curiosidad en el timbre de voz de Xerxes.

Tampoco ignoro los pasos de la maga que ya empezaban a pasar demasiadas veces por allí, como si quisiese saber lo que hablaban entre los dos. En una de esas siguió los pasos de la maga, mirando de reojo hacia aquel oscuro punto de donde venían. Sin ni siquiera girar la cabeza.

-Y referente a esa niña... -Comenzó a responder haciendo referencia a la joventud de la maga que deducía por su timbre de voz- ...simplemente es una nueva empleada, no esta acostumbrada aún a este tipo de trabajo. Además de que parece odiar a los hombres, y no suelen pasar por este establecimiento -Se le escapo una suave risa levando su ojo de nuevo hacia donde estaba la voz de Akira, oculto el hecho de que fuese una maga encubierta para no despertar el interés de su acompañante, aún- ¿Es qué quieres dejar de ser hombre Akira-kun? Yo tengo una solución para eso -Le pregunto insinuándose pero en forma de broma, riéndose con solo imaginarse la cara que se le habría quedado al chico.

Luego los pasos de la muchacha se pararon al lado de los dos para después realizar un pregunta con una aparente amabilidad.

-Gracias, my lady. Un té dulce para mi también -Giro la cabeza hacia ella con su ojo cerrado y sonriente- Y si my lady sienta tanto interés por la conversación, solo tiene que sentarse a nuestro lado y unirse -Entreabrió un poco el ojo sin apartar la mirada vacía de ella- Invito yo, no hay problema -Termino con una voz más suave de lo normal, ampliando aun más su sonrisa y entreabriendo sus labios, mencionando la curiosidad de la maga.

offrol:
Gomen, edite el mensaje una Akira contesto. Se me olvido por completo que mi pj era ciego. Edite el error


Última edición por Xerxes Break el Jue Ene 30, 2014 3:27 pm, editado 1 vez

_________________
avatar
Xerxes Break
Sabertooth
Sabertooth

Mensajes : 196
Fecha de inscripción : 16/01/2014
Edad : 22
Localización : Con Dante

Datos del Mago
Rango: A
Nivel: 6
Experiencia:
18/50  (18/50)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Maid Café is open [Libre]

Mensaje por Akira Natsuki el Jue Ene 30, 2014 3:21 pm

El joven peliblanco no se creía lo que iba viendo; todos los dulces que su compañero había estado pidiendo y que no cabían en una sola mesa -Creo...que después de esto te van a hacer VIP...- decía boquiabierto mientras aquella doncella los traía como si fuera una equilibrista en varios viajes hacia nosotros. Mientras tanto, podía observar como aquella mujer estaba excesivamente interesada en nosotros, o en mi según las pintaras que llevara en ese momento. Akira cogió uno de los flanes que estaba por ahí, en la mesa, y continuó con la conversación con aquel extraño personaje. Al decirle lo de "un poco egoísta" arqueó una ceja debido a que no lo comprendía del todo -¿Un egoísta?, ¿A que viene eso?- dijo continuado de una risotada leve mientras observaba a ambos magos con alegría -A veces también me lo pregunto yo, Xer, y no consigo respuesta- musitó pensando en todo el mal que causaban en sus misiones, ¿no podría estar equivocado a la hora de la elección de bando? De pronto se detuvo unos segundos a pensar -¡¿Cómo que niño mimado?! Maldito ciego...si pudieras verme entenderías que no todo es un camino de rosas para mi- y continuó comiendo el flan.

De pronto escuchó las palabras de su acompañante; una cosa era poner matices a la misión pero desvelarla completamente estaba claro que no podía hacer algo parecido. Entonces se le ocurrió una cosa que podría funcionar -No seas tan cotilla, Xerxes, tan solo estaba de visita por una cosa pendiente y además me estoy documentando de varias cosas a la vez- y seguido sonrió para acabar la mentira aunque no lo era del todo, ya que estaba buscando información sobre una persona importante en el mundo de la magia que estaba por este lugar. Algo se olía en todo esto y sobre todo de aquella mujer, quien no paraba de repasar la zona que estaba alrededor de la mesa de los dos magos -¿Tan solo una nueva camarera...? Esta bien- se detuvo unos segundos para escuchar al joven con más atención -Ni se te ocurra, Degenerado- dijo mirándolo con una cara entre cabreada y de broma.

Al fin la doncella hizo su aparición, preguntando sobre la bebida -Yo ya pedí, ¿estas sorda? Se ve que no tienes un don para este trabajo- dijo con una sonrisa burlona para provocar a la chica ya que le encantaba que las mujeres se cabrearan tontamente con él aunque se llevara más patadas de lo normal -Claro, siéntate, será muy divertido, además ya no hay casi gente- mostrando su lado infantil de nuevo miraba al resto del local que tan solo tenía un par de mesas ocupadas pero atendidas -Descansar no te hará daño, Albina-chan, además ya habrá descubierto que no soy mala persona- murmuró con un tono muy cordial mientras la sonreía.

_________________

Magic Circle:

Banda sonora tras una misión bien hecha:
avatar
Akira Natsuki

Mensajes : 48
Fecha de inscripción : 15/01/2014

Datos del Mago
Rango: A
Nivel: 3
Experiencia:
13/50  (13/50)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Maid Café is open [Libre]

Mensaje por Lisa el Sáb Feb 01, 2014 12:00 am

Todo en ella hacía alusión a apodo por el cual todos la conocían: “La Serpiente Albina”. Se mostraba bella y elegante como la serpiente, pero tal como esa, detrás de esa apariencia se escondía una verdadera arpía preparada para atacar con sus afilados dientes que desgarrarían la carne de la víctima desatando un mar de sangre. Sus sentidos también parecían robados: sus ojos, como si fueran las inútiles orbes de una réptil condenado a ser ciego de por vida, se limitaban a seguir los dulces y vigilar donde pisaba; pero sus orejas se encargaban de seguir la conversa con suma atención captando todo hasta lograr entender varias cosas. Descubrió la relación entre los chicos y los intereses del primero en llegar al local, pero eso no era algo que despertara ni el más mínimo interés en la chica, a ella no le importaban las vidas ajenas, y menos si hablábamos de hombres, pero había algo que si le captó la atención. El oír que hablaban de gremios le hizo entender que aquellos no eran tipos normales, sino más bien magos, tal como ella. Sin embargo no fue eso lo que más le atrajo de la conversa sino que por lo que decían era probable que aquel chico con máscara de niño fuera un mago oscuro mientras que el chico glotón era un mago legal; ambos eran enemigos de ella por su sexo, pero ahora, uno más que otro, sin duda.

Cuando finalmente acabó de traer la comanda a la mesa y las clientas en fila empezaban a irse ya que para algunas ya se les hacía tarde aunque otras más despreocupadas seguían con su apetitosa charla, les preguntó que querían de tomar, recibiendo una respuesta que no le agradó nada. Tan solo el desventurado del mago oscuro hizo el comentario burlón, puesto que el otro chico parecía más carismático. Sin embargo ambos coincidieron en algo, que la querían como compañía, de cierto modo parecía que ellos dos sentían algún tipo de curiosidad por ella o eso le pareció a la chica. Pero la forma de mencionarlo del segundo le causó ciertos problemas al mismo. Harta de aguantar sus groserías la chica se limitó a no responder sino actuar; deslizando su pierna debajo de la mesa y dando una fuerte patada contra la pata de la silla en la que chico estaba sentado haciéndola caer, y por supuesto, a él también –Ara… ¿se encuentra bien, amo?– dijo agachándose con cuidado para no dejar a la vista sus bragas mientras a espaldas al resto mostraba una amplia sonrisa maliciosa al chico –No deberías meterte conmigo- susurró de forma que tan solo las personas cercanas a ella pudieran escucharlo.

En un principio nunca hubiera aceptado la propuesta de los caballeors, no tan solo porque no era adecuado para una camarera sentarse con los clientes a conversar, sino también, porque la compañía eran hombres, seres que ella detestaba desde ya hacía mucho. Pero el aburrimiento y la curiosidad le pudo -¿Ahh? ¿Cómo dice, amo? ¿Quiere que lo alimente? Eso es muy inadecuado- se forzó a ella misma a llevar sus manos a su falda jalándola hacia abajo y retortijándose fingiendo una falsa vergüenza dirigiendo la mirada al suelo –Está bien…- una actuación así la libraría de preguntas de su gerente y problemas con su maestra, así que se sentó al lado del chico llamado Xerxes según el otro individuo y tomó una taza con un helado de chocolate en una de sus manos y una cuchara en la otra, preste a alimentar al alegre chico. Lo que no sabía Lisa es que su coartada, por así decirlo, para poder descansar interesaría tanto a las pocas clientas que aún quedaban que empezarían a pedir el mismo trato de la camarera que se suponía que estaba a disposición de cada una de ellas.  Pero fuera como fuera, la albina tan solo podía seguir con su actuación y tomando una cucharada del postre que sostenía y llevándolo a la boca del albino sin aplicarle especial sentimiento o delicadeza a la acción ya que al estar de espaldas poco importaba sino se mostraba muy entusiasta con la idea de tener que servir a un hombre -Abra la boca, amo- lo dijo más fuerte de lo normal para ser oída por todos mientras ponía entusiasmo fingiendo que para ella eso era algo lúdico y no una obligación.
avatar
Lisa
Mermaid Heel
Mermaid Heel

Mensajes : 351
Fecha de inscripción : 18/11/2013

Datos del Mago
Rango: A
Nivel: 2
Experiencia:
47/50  (47/50)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Maid Café is open [Libre]

Mensaje por Xerxes Break el Dom Feb 02, 2014 12:34 pm

Xerxes, sin dejar de sonreír y con su pojo cerrado, poso la taza de té lentamente sobre la mesa a la cual había dado un pequeño sorbo. Fue entonces cuando disimuladamente le dio una fuerte pata en la espinilla de la pierna de Akira bajo la mesa con motivo de la descortesía que había tenido, intentando que captase el mensaje de que sería mejor no provocar una pelea con ella.

Sin embargo la tortura de Akira no acabo hay, escucho como la maga deslizaba su pierna bajo la mesa, golpeando la silla del ingenuo acompañante, provocando que se callese al suelo. Xerxes se rió suavemente al escuchar el golpe contra el suelo y las palabras que la maga le dedico a este.

-Akira-kun, no debes ser descortés con las damas -Comentó en voz baja con una sonrisa divertida por aquella situación, sin duda la orgullosa maga se estaba impacientando si había reaccionado inesperadamente de esa manera.

Luego sintió como ella se sentaba a su lado, simulando antes cierta timidez por la proposición de Xerxes, sin duda había aceptado ésta, verificando el interés de ella por la conversación entre ambos magos. Pese a ese el comportamiento de la joven seguía sorprendiéndolo, ahora ella había agarrado un taza de helado de helado y una cuchara, acercando ésta última cargada de dicho helado al rostro de Xerxes.

Este sorprendido al cercano olor del dulce, giró suavemente la cabeza mirando en dirección a ella, encontrando solo oscuridad. Sin embargo siguió sonriendo ocultando su sorpresa, y a pesar de la poca delicadeza con la que entro la cuchara en su boca Xerxes la acepto con gusto y una sonrisa.

Se separó de la cuchara saboreando el chocolate que entraba en su boca, el curioso sabor del chocolate le recordaba a una pareja amándose pasionalmente. Un ligero rubor se apodero de sus mejilla recordando su primera noche con Dante, extrañándolo en aquellos instantes. Pese al rubor que poco a poco iba desvaneciéndose hasta la normalidad, Xerxes seguía hablando con normalidad.

-Gracias my lady. Pero no es necesario que me trate así -Reía suavemente mientras hablaba con cierto interés- Dudo mucho su trabajo consista en tratar a la clientela así -Le comento a la joven chica que estaba sentada a su lado, esperando que captase la indirecta de que era consciente que ella era una maga.


_________________
avatar
Xerxes Break
Sabertooth
Sabertooth

Mensajes : 196
Fecha de inscripción : 16/01/2014
Edad : 22
Localización : Con Dante

Datos del Mago
Rango: A
Nivel: 6
Experiencia:
18/50  (18/50)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Maid Café is open [Libre]

Mensaje por Akira Natsuki el Mar Feb 04, 2014 2:53 pm

El tiempo pasaba cada vez más rápido en aquel lugar del centro de Crocus. Mientras Akira intentaba saborear uno de los dulces que Xerxes había pedido con tanto ímpetu, recibió una patada desde el asiento de este, haciendo que se comenzara a atragantar y a toser como un condenado. Sin embargo no acabó ahí, ya que sintió otra pierna acercándose a la silla en la que se encontraba con intención de tirarlo, y así sucedió. Sin embargo, aunque se había dado cuenta de la intención de la peliblanca, no decidió moverse puesto a que los reflejos que tenía como mago oscuro tal vez le delatarían aún más. Por lo tanto, cayó. Estremeciendose ferozmente en el suelo, con las manos en la cabeza, repetía una y otra vez -¡Duele! ¡Duele mucho!- hasta el momento en que se acercó la encargada para ver que pasaba -No se preocupe...soy muy patoso- en cuanto se fue de nuevo a su lugar de "vigilancia", la doncella se le acercó dulcemente para después mostrar su verdadera naturaleza -Y tú no deberías ser tan brusca o algo malo podría pasarte- susurró mientras intentaba incorporarse -Tienes suerte de que sea tan bueno como para incubrirte, Al-bi-na-chan- fue entonces cuando notó al resto de mujeres del local mirándole burlonas, a lo que respondió con una mirada furtiva antes de ponerse del todo en pie. Cuando ya estuvo en condiciones, vio a aquella chica sentada al lado de Xerxes cogiendo uno de sus dulces y llevándolo a la boca del pálido. Akira se sentó bruscamente en el sitio y continuó comiendo su dulce mientras les miraba con atención hasta que se dignó a hablar -Bueno, ¿podemos saber su nombre? Creo que no es algo tan horrible de pedir después de haber besado el suelo por tu patada-musitó de manera que solo los tres integrantes lo escucharan. Entonces se puso a beber su té mientras los dos se convertían en el deseo de todas las mujeres de allí.

_________________

Magic Circle:

Banda sonora tras una misión bien hecha:
avatar
Akira Natsuki

Mensajes : 48
Fecha de inscripción : 15/01/2014

Datos del Mago
Rango: A
Nivel: 3
Experiencia:
13/50  (13/50)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Maid Café is open [Libre]

Mensaje por Lisa el Miér Feb 05, 2014 6:32 pm

Ella intentaba hacer su mejor espectáculo, representar a la maid ideal que todos en aquel establecimiento querían. Además, cabía decir que les debía una a aquellos dos magos que se esmeraron en cubrirla después de aquel pequeño incidente que podría haberle traído muchos problemas si su gerente avisaba a su maestra. Pero era obvio, que aquella dulce sonrisa y aquellos gestos que aparentaban ser cariñosos, aún y estando repletos de odio, no podían engañar los ojos de aquellos albinos. Muy amablemente, cabe decir, el chico que ahora era alimentado por su propia mano y que era tan difícil de saciar, le dijo que tal cosa no era necesaria. Sin embargo, ella no lo hacía por él, sino por no llamar la atención de la gerente, así que no podía parar. Sus ojos recorrieron el local: ya tan solo quedaban tres mesas, y por la grande vitrina que separaba aquel paraíso de muñecas de la cuotidiana calle, se veía como las calles eran adornadas por una luz de tonos anaranjados que indicaba que el Sol ya se ponía. Eso significaba que la noche estaba cerca, y por lo tanto, su misión acabaría en breve, así que solo debía seguir con el papel por un tiempo más, paciente.

Sonrió encogiéndose de hombros mientras llevaba otra cuchara llena de ese delicioso helado a la boca del chico –Lamentablemente, mi trabajo consiste exactamente en esto, tratar bien a los clientes- la albina no entendió el mensaje subliminal que el otro le mandaba, pero eso poco importaba, porque realmente ese era su trabajo, al menos, por aquel día. Su ojos se posaron sobre el otro chico de bastos modales, sin poder ocultar la ira que sentía pro él, ya que si ya de por sí lo odiaba por ser hombre, su personalidad solo lo hacía más detestable.  Al oír la pregunta no pudo evitar que una sonrisa se escapara entre sus labios, puesto que para tal pregunta solo había una respuesta. Sabía que en cuanto abriera la boca, podrían empezar a luchar así que posó el plato y la cuchara  sobre la mesa sin dejar que esa media luna de su rostro se alterara.

Finalmente apoyó ambos codos en la mesa mientras enlazaba sus dedos para apoyar su cabeza sobre sus manos -Mi nombre, ehh…-  forzó un parpadeo pausado antes de hablar para ponerle un dramatismo innecesario a la situación –no sé… ¿por qué no me responden ustedes a esa pregunta? Después de todo ustedes son magos ¿cierto? Pueden hacer eso y más– la sonrisa que mostraba ahora era completamente distinta a la que había mostrado hasta el momento, era maliciosa, y parecía tener la capacidad de hacer estremecerse a aquellos que la miraran tal como sus ojos ahora parecían dispuesto a robar almas con tan solo un cruce –Pero como incluso siendo magos parecen necesitar una pista, les daré una: Suelen apodarme “La Serpiente Albina”- su voz sonaba amenazante pero pausada y tan solo lo suficientemente alta como para que ellos dos pudieran oírla y no aquellas cotillas que llevaban ocupando la misma mesa toda la tarde con su oreja guiada hacia la agitada mesa. Sus manos se soltaron y volvió a dirigir su cuerpo hacia el hambriento chico –Así que qué me dicen ¿tienen alguna idea?- su mirada se clavó en el mozo que estaba sentado delante suyo –Xerxes y…- su rostro permaneció mirando al mismo chico en cuanto sus manos de nuevo tomaban el plato con el dulce postre y la cuchara y su mirada se desvió –…Akira- mientras demostraba que aguda era su oída y que audaz y perspicaz era su mente para ponerlos aprueba y obtener alguna reacción, su mano introdujo un delicioso muffin de chocolate en la boca del joven sonriente, sin preocuparse mucho por si se ahogaba o moría, total, algo le decía que pronto ella se encargaría de ambos, y con eso se refería a matarlos.

Ya tan solo quedaba una mesa ocupada, sin contar aquella que los tres albinos ocupaban, y en tan solo 35 minutos, el local debía cerrar. ¿Lograrían aguantar eses 35 minutos sin matarse, o bien, ese lapso de tiempo era suficiente para crear una guerra entre magos, o incluso entre gremios?

Off-rol:
PD: No me dieron mucho con qué inspirarme así que hice lo que pude. Procuren ponerle salsa al asunto y animar las cosas~~
avatar
Lisa
Mermaid Heel
Mermaid Heel

Mensajes : 351
Fecha de inscripción : 18/11/2013

Datos del Mago
Rango: A
Nivel: 2
Experiencia:
47/50  (47/50)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Maid Café is open [Libre]

Mensaje por Xerxes Break el Lun Feb 10, 2014 12:11 am

Xerxes acomodo su espalda contra la pared, obligandose a si mismo a mirar a la chica que la acompañaba a su lado. Reía mientras la escuchaba con atención cada una de sus palabras, como si ella intentase demostrar algo.

Tomaba una paleta de dulce, llevándosela a la boca y apretarlo con sus dientes el dulce para relamerlo Luego una nueva sonrisa se dibujo en su rostro tras escuchar las palabras que pronunciaba la joven, como si intentase que la reconocieran por ese sobrenombre.

-Que creída -Soltó sin pensarlo antes, comiendo la paleta felizmente, de una forma un tanto infantil y despreocupada. Era como si no le importase si la chica se diese por ofendida a no, al fin y al cabo él era así- Es la primera vez que oigo ese nombre. Supongo que es normal viniendo de alguien que no triunfa mucho en las misiones -Siguió hablando Xerxes, intentando demostrar que él también era observador al igual que ella.

-Tu maestro debe estar especialmente contento contigo por tus continuos triunfos en las misiones debido a tu gran atracción por los hombres -Dijo de forma irónica y bromista recordando las conversación que mantuvo la chica con una de las empleadas, como si se burlase de ella. No fue adivinación, fue deducción sacada de la conversación.

No se hubiese contenido ante su presencia y la de Akira si hubiese salido victoriosa de sus anteriores misiones, pero como no fue así hacía esfuerzos por contenerse. Probablemente, aunque era solo una posibilidad, sus anteriores fracasos se debiera también a el odio que sentía hacia el genero masculino.

-Bueno, ya estoy lleno, así que creo que me iré. Hakanai bodi -Pronunció para después volverse poco a poco  transparente, como si fuese un fantasma- Akira-kun paga, adios lindas- Termino de hablar, desapareciendo tras la pared en la que se apoyaba, sin dejar rastro. Solo su típica risa flotando en el aire.

Hakanai bodi | はかないボディ | Cuerpo efímero:
Descripción: El cuerpo de Xerxes se transforma en puros sentimientos inmateriales, dándole la oportunidad de levitar y atravesar objetos como si un espíritu se tratase.
Duración / Limitaciones: Dura 5 turnos y necesita 10 para recuperarse debido a su complejidad. Solo lo puede usar si Xerxes se encuentra tranquilo.

_________________
avatar
Xerxes Break
Sabertooth
Sabertooth

Mensajes : 196
Fecha de inscripción : 16/01/2014
Edad : 22
Localización : Con Dante

Datos del Mago
Rango: A
Nivel: 6
Experiencia:
18/50  (18/50)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Maid Café is open [Libre]

Mensaje por Akira Natsuki el Lun Feb 10, 2014 4:24 pm

El joven peliblanco miraba con mucha atención a la albina pero sin saber por qué le atraía tanto.¿Sería ella la maga que iba a ir a este local? No le extrañaba mucho es idea por la forma tan despreocupada de tratar a alguien que seguramente sabía que eran magos. Veía como le miraba, con tanto odio residual en su interior. Seguro que no era muy sano. Al ver su postura antes de hablar con él y responderle las preguntas, pudo asegurar que se sentía aliviada o contenta de escuchar al fin a alguien preguntar quien era ella. Sin embargo se resistió y solo dio un basto apodo que a cualquiera no le decía nada, pero a Akira si. Sus ojos se volvieron oscuros -Así que esta definitivamente era la maga...Lisa, La Serpiente Albina de Mermaid Heel...- susurró en un tono casi imperceptible por nadie. Los datos que tenía sobre ella eran muy pocos, sin embargo su fama le precedía y sabía perfectamente lo depravadas y degeneradas que eran las mujeres de ese gremio con los hombres. Podían matarle por solo su género. También le sorprendió que averiguara lo de que ellos eran magos y además su nombre. Suerte que los hombres de Grimoire fueran subordinados de las sombras y que nadie podía saber quienes eran. Aún así no se sentía atemorizado por aquella mujer y por eso procedió a responderle -Vaya, parece ser que tienes muy buen oído, Lisa-sama, ahora que lo sabes no es necesario mantener esto por mucho más tiempo, ¿No crees?- cayó para ver como su compañero desaparecía después de una buena racha de groserías hacia ella. Seguro que no le gustaba mucho su forma de tratarla. Fue entonces cuando se levantó y dejó una gran cantidad de dinero sobre la mesa -Espero que esto llegue a la cantidad de dinero que debería gastar Xerxes- se detuvo unos segundos para girarse hacia la dueña del establecimiento para hacerle una reverencia en sentido del buen trato en su estancia -Bueno, yo me voy, espero que no sea la última vez que nos veamos, Lisa-sama pero recuerde, enfrentar a los gremios oscuros le puede quedar muy grande- dijo sentenciando sus frases extremadamente serias y respetables tras su descubrimiento por aquella doncella -Hasta luego, y recuerda el nombre de Akira Natsuki ya que lo escucharás muy a menudo a partir de ahora...Disfrute del tiempo que le queda en esta farsa como doncella- y tan tranquilo, se puso la capucha y se fue de aquel lugar andando lentamente para escuchar lo que podía decirle aquella dama blanca.

Spoiler:
Tu último post Lisa y nos vamos para casa xD

_________________

Magic Circle:

Banda sonora tras una misión bien hecha:
avatar
Akira Natsuki

Mensajes : 48
Fecha de inscripción : 15/01/2014

Datos del Mago
Rango: A
Nivel: 3
Experiencia:
13/50  (13/50)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Maid Café is open [Libre]

Mensaje por Lisa el Lun Feb 10, 2014 5:56 pm

Su tono viperino, bellamente adornado con odio, no parecía llegar a aquellos dos albinos, al menos no de la forma que ella deseaba. No se mostraban heridos, más bien parecían divertidos con la situación. Pero tampoco es como si aquello le importara, simplemente ahora disfrutaba del día por primera vez, mostrando una bella, pero venenosa, sonrisa en el rostro.

Poco a poco se reincorporó, consciente de que ya era de cerrar, mientras sus ojos recorrían al mago glotón sin evitar reír por sus comentarios. No podía entender como no había entendido su principal objetivo. Era obvio que ella solo pretendía burlarse un rato de ellos, en ningún momento pretendió ser reconocida. Así que las palabras de él fueron para ella cosas sin sentido –Tranquilo, así está bien. Me preocuparía más que fuera de otro modo- se encogió de hombros y posó sus manos sobre la mesa –En fin, señores, el establecimiento va a cerrar, así que si no es muy descortés de mi parte les pediría que pagaran y se fueran- comentó la albina viendo acercarse a la gerente del local, preparada para saber de qué hablaban antes de pedirles ella misma que se fueran.

El primero, rápidamente obedeció, al menos la segunda parte, ya que se desvaneció y se fue sin que nadie pudiera hacer nada. Mentira, ella sí podría haber hecho algo, pero la cuestión es que le daba mucha pereza seguirlo, además, en cuanto usara la magia contra un cliente habría fracasado en la misión. Pero por suerte, si este último no pagaba, podría desquitarse con él, después de todo, si no pagaba pasaba de ser un cliente a ser un ladrón.

Su rostro tomó un semblante serio y sus manos se cerraron en puños sobre la mesa. Dirigió una mirada furtiva al mago, pues no entendía como ese había logrado saber su nombre, no era un nombre que muchas personas conocieran. Lo miró fijamente, quería saber más, como quién se lo había dicho, por qué y para qué -¿Cómo sa…- pero el repicar de las monedas contra la mesa la silenció. Su mirada rápidamente se posó sobre las mismas y las contó y confirmó lo que su oída ya le había dicho, esa cantidad de dinero superaba, o incluso duplicaba, lo que el glotón debía. Así que simplemente calló, dejando que el joven se despidiera mientras la gerente, que a pesar de ser una vieja mujer, se había apresado a llegar hasta la mesa para escuchar la conversa y que ahora contaba las monedas, feliz por los beneficios obtenidos.

No se despidió de la mago, pero un sonrisa se dibujó en su rostro –No te preocupes, no me olvidaré de ustedes: Xerxes y Akira- su mirada no se quería levantar del suelo –Y la próxima vez que los vea, los mataré- sus palabras salían de su boca como un suave susurro, de forma que la mujer no lograra escucharlo. Miró a la gerente firmemente –Bueno, creo que con esto la misión se da por acabada, espero haber satisfecho sus expectativas- la dulce mujer sin dejarse intimidar por la albina se giró y tomó de nuevo sus manos entre las de ella –Bueno, chiquilla, la verdad es que me sorprendiste para bien. Soy amiga de tu maestra desde jovencita y cuando le conté lo de la baja inesperada dijo que tenía una candidata perfecta, tú, moza. Pero me avisó de que si hombres entraban en local habría un derramamiento de sangre; de todas sus hijas, como ella os llama, eres la más impulsiva y la que más odia al otro género. Sin embargo, creo que se equivocaba, así que mis felicitaciones, hablaré con tu maestra para explicarle tus buenos resultados en esta misión- la señora le guiñó el ojo extendiéndole una bolsa con la recompensa y otra con un dulce de recuerdo, a lo que la albina no puedo evitar sonreír cálidamente a la mujer –Gracias- pronunció en un susurro antes de abandonar la cafetería por aquella puerta de cristal que tan solo la condujo a las calles oscuras de Crocus.

Tema Finalizado
avatar
Lisa
Mermaid Heel
Mermaid Heel

Mensajes : 351
Fecha de inscripción : 18/11/2013

Datos del Mago
Rango: A
Nivel: 2
Experiencia:
47/50  (47/50)

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Maid Café is open [Libre]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.